Querer es poder

Querer es poder

Puede que el Duque Palma.do protagonice la gran excusa del siglo para que se produzca el fin de la monarquía. Puede que la infanta aguante estoicamente por amor. Puede que se separen. Puede que él vaya a la cárcel. Puede que no, pero la duda está servida.No hace mucho me decía un amigo inteligente que aquí puede haber sangre, y lo comparto. Mariano cuenta con cuatro largos años de poder, y sería su máxima expresión del idem. Ojo a los caretos de la fotografía : Rostros tensos, al borde de una crisis histérica. Su historia parece el fin. Un Rey que reina, pero no gobierna. Y a ver cómo se lo monta para el discursito anual. La Gran Casa está sucia y sin barrer. Sólo falta que los mayordomos larguen en Sálvame (de Luxe, por supuesto).

Opinión | 14 de diciembre de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

Les hemos perdido el respeto, y eso no se gana de nuevo en cuatro días. Iñaqui, el yernísmo cuyo braguetazo normalizó lo anormal, se hizo con un patrimonio cercano a los once millones de euros en sólo una década. Menos mal que se trataba de una entidad sin ánimo de lucro, porque si llega a tenerlo resucitaba la cueva de Alí Babá, Aladino y su lámpara maravillosa... puede que hasta a Blancanieves le crecieran los enanos.

Undargarín: Palacio en Pedralbes, piso en Terrassa, cinco en Palma de Mallorca, dos garajes y un trastero. Al loro con el trastero, porque lo mismo esconde su lado más oscuro.

Improbable, pero no imposible: Referendum nacional, porque querer es poder. Monarquía o República.

La derecha alcanzaría su máximo esplendor ganando cuatro años más de gobierno, se quedaría con toda la pasta y encima nos vendería la gran decisión democrática en boca del pueblo.

 

 

 

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.