Otra casa irreal

Otra casa irreal

Propongo ?con un par- que todos los bastardos Borbones pasen por el ADN, y una vez reconocidos, adquieran el lugar que de una forma u otra les corresponde, pero sólo en cuanto a poder se refiere. Sí, lo que estoy diciendo es una barbaridad, pero apuesto por ella. Que cada año reine un ilegítimo legitimado ?por orden de antiguedad- y sin distinción de sexo, hasta que la corona muera. Los locos egregios están en su pleno derecho. Imaginen una reina real.Mente del pueblo, con Rey descamisado, yernos como Dios manda ?con la que está cayendo-, herederos actores, infantas desatadas, antecedentes penales (qué importa, a estas alturas).

Opinión | 29 de noviembre de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

Los Borbones han gozado mucho, pero que muchísimo. Y sus consecuencias horizontales han traído al mundo personas inteligentes completamente ignoradas. Y no lo digo por D. Leandro ni por Doña Blanca, la hija mediática. Va por los que son y todavía no están. Por todos los snobs (sine-nobilitate) que se han colado en la Corte como espontáneos maletillas sólo porque tienen pasta o titulillo comprado. En resumen, que lo que me gustaría es que el final de la monarquía se convierta en un desmadre. ¿Acaso no lo fue en su momento cuando se encamaron pasiones desenfrenadas para después no reconocer los hechos ni los hij@s? . Toda esta progenie ?que es mucha, como la mies- anda por ahí muy suelta, sin pruebas fechacientes por parecido físico que les asista. Amantes a manta, secretos mantenidos, toreros, cocineras, bailaoras, folcróricas, doncellas, amas de cría, costureras y sastres. Hay de todo, créanme. Basta de tanto cursi plebeyo que no sabe ni estar. Que se acabe este chollo, por favor, y el pastón se destine a lo importante : Nosotros, el pueblo llano. Polvo eres, y en polvo te convertirás. No haber echado el ídem, además de la pota.
Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.