Elegido para la gloria

Nuestros desgobernados gobiernos son como las parejas, mire usté. Orgullo y pasión, fuegos artificiales, tras la aparente tempestad su sospechosa calma, separación temporal, otra oportunidad y al soberanísimo carajo. Separación de bienes donde los malos salen de rositas, intereses creados, gira la noria. La bomba atómica es culpa de Zapatero, que es el anticristo. Humillado y ofendido, cagada la hemus. Yo miraba el muro de la patria mía. Spanish Revolution, viva el cambio, Mariano. Rajo y maldigo tu sombra, que no aspira alargada ni en sus peores sueños. Este burgués provinciano tan suma.Mente educado, ridículo y burlón, mofa de su propia befa, dicen que es un señor como dios manda.

Opinión | 25 de noviembre de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

Que soplen todas las gaitas como en la vieja gloria, con su Fraga del brazo, ministrillos y gangas. Chaval: Te cayó el chollo. Por mucho que me pese, es que eras de esperar. Vamos de polo a polo en nuestro bi-polar comportamiento histérico, la masa se sopesa, su información deforma hasta el libro de texto sacado de contexto. Suspiro como entonces hacia la piel de toro, menuda su cornada, qué pérdida de tiempo.

Hay que saber perder. Yo, que soy nadie, insistiré en la afrenta mientras me queden fuerzas. Ponte la sonda, chico. Sabes dónde te metes. Tu clase media es polvo que no pisó caminos.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.