Tocando el tema

Tocando el tema

No hagamos más complicado aquello que fue tan duro. Si alguna herida sana, que sea para bien esa apertura tras tantos años de duelo. Que nadie ponga en duda lo malo ni lo bueno.  Que argumenten las partes sus órdenes, conciertos, desasosiegos, lágrimas y risas -si las hubo-. Porque quien calla, otorga. Y todo aquel que habla ha de ser prisionero de sus propias palabras. La marcha atrás acostumbra a ser el retiro del cobarde, pero también la rectificación del sabio. Cada cosa en su justo lugar, por lo que hemos sido. Recuérdate.

Opinión | 21 de noviembre de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

El pasado fin de semana pudimos encontrarnos por primera vez un grupo considerable de mujeres que pasamos por distintos centros franquistas de menores, que no nos conocíamos físicamente, que hemos dado testimonio por fin, atrás los miedos, las supuestas condenas, y corridos todos los tupidos velos. Esto es el principio de algo tremendamente importante. Lo haremos valioso incluso con penas gratuítas que pueden aparecer como epílogo, golpe de gracia, puntilla definitiva. No me importa. Lo único que cuenta es ese abrazo, todos los que nos dimos, transmitiendo un calor auténtico, de sangre, como lobas, guerreras, apostadas al tiempo que se obligó vivir. La infancia es un suspiro, y tantas adolescencias quebradas encontrarán su sitio alzando ?por fin- la voz.

Gracias. Muchas gracias.

 

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.