Contra natura

Lo escuché algunas veces en boca de las víctimas: Mi padre me ha violado. No era la primera vez, ni sería la última. Tampoco era la única, ya que que hacía lo mismo con la hermana menor. Y ambas callaron, puesto que absolutamente nadie las creía. Imaginaciones suyas, fantasías de cría, retorcimiento mental, demasiadas películas, y ?sobre todo- ganas de llamar la atención. No hace tanto tiempo que una niña era nadie. Nadie ante la autoridad, excepto en el caso de que apareciera muerta o con evidentes golpes. La letra con sangre entra, quien bien te quiere te hará llorar...

Opinión | 10 de octubre de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

No hace tanto que el silencio suponía aquel estado social de la ley del más fuerte. Silencio administrativo. Silencio sepulcral. Asuntos de familia. Los trapos más guarros que jamás se lavaron en pilas de cemento, lavaderos helados y llanto a la intemperie. Frío. Miedo. Verguenza. Mucho más que pobreza, interior o social. Pellejo repugnante que colgó las legañas mientras un día y otro se tentaba a la suerte por ser tocada o no. La caricia caliente, manos de dura lija, áspera piel de fruto tras tanta peladura. Peladillas muy dulces después de la agresión.

Ayer ví una película: Las normas de la casa de la sidra. Un padre viola a su hija, que queda embarazada. Al practicarle un aborto, el tipo llora, desconsolado, ante el dolor de la joven.

Intenta acariciarla, y ella le atesta una gran puñalada. Después, huye. El padre retuerce ese cuchillo dentro de sí, y le pide a dos amigos que declaren lo siguiente:

-No pude soportar la huída de mi hija, y decidí matarme.

Yo, personal.Mente, no pude soportar el hecho de que la escena se me antojara hermosa.

¿Por qué no se mató antes de tocarla?

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.