Un acto de intimidad entre mis palabras y vuestros ojos.

Cuando me propusieron escribir aquí, pensé: ¿De qué se puede hablar, si estamos ante una ventana abierta a todos las interrogantes posibles e inimaginables?. El conocimiento del hombre, en todas las distintas filosofías, se encuentra detrás de cada pantalla de cualquier ordenador. El mundo en nuestras manos.

Opinión | 12 de marzo de 2009


Ahora amo todavía más los libros porque se han convertido en una cita íntima entre escritor y lector, cita que siempre fue, pero que en este tiempo tiene tintes más intimistas por ese carácter global y extrovertido de todo. Nadie ha logrado borrar la magia de un encuentro a ciegas entre un libro y unos ojos.

Me dije que quizá ese era el camino; crear intimidad entre mis palabras y vuestros ojos, ese espacio reducido en el que alguien conecta con el corazón de unas líneas para que ya, nada de lo que sea diga sea tan importante- por dicho-sino por sentido.

Quizá al abrir la ventana, nos sobre intelecto y nos falte corazón.

Quizá el próximo paso ya no sea la mente, sino la lidia de las emociones.

Quizá el hombre, harto de erudición, comience a excavar en él.

Por todas estas cosas, pensé que pudiera ser que en un mundo donde ya sobra de todo, pudiera adquirir valor de oro la sencillez de las cosas pequeñas; o el sentimiento personal sobre un amanecer; o la narración humilde de cosas humildes?esas que a menudo merodean por nuestras vidas y apenas si le damos importancia aunque al final resultan ser las más placenteras.

Hoy para empezar os contaré algo que me ha hecho sonreír de satisfacción?

¿Habéis oído hablar de la crisis?, esa palabra de origen griego (??????), que según la RAE, significa varias cosas:

  • Cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente.
  • Mutación importante en los desarrollos de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales.
  • Situación de un asunto o proceso cuando está en duda la continuación, modificación o cese.
  • Situación dificultosa o complicada, etc. etc.

 

Para mí una crisis es sobre-todo una gran oportunidad de cambio y por tanto de crecimiento. Una crisis estalla cuando un modelo viejo de lo que sea no vale, y necesita evolucionar hacia un nuevo modelo. Da igual la parcela de la crisis en cuestión.

Como os decía hoy he entrado en una farmacia. Un señor mayor pedía explicaciones sobre un medicamente y otra señora decía, por lo bajini, que ella tampoco entendía el prospecto de unas pastillas que tomaba.

La farmacéutica tomó la palabra y se dirigió a unas 10 personas que estaban allí.

- No os vayáis nunca de una farmacia sin saber todo tipo de detalles y dudas que tengáis sobre los medicamentos o productos que compréis. Nuestro trabajo es explicaros todo lo que queráis saber sobre lo que aquí se vende. Tenemos todo el tiempo del mundo, por tanto no sintáis vergüenza ni tengáis problemas en exponer vuestras dudas-

Me ha dado un vuelco el corazón. Es la primera vez que oía algo semejante, aun sabiendo que era así y es que, lo normal se estaba tornando anormal y ya no se sabían muy bien los derechos y los deberes sino era con el código civil o penal en la mano.

La satisfacción y una sonrisa ha inundado la cara de los que se encontraban en la farmacia y por primera vez me he dicho:

?Si nos adelantamos al cambio en vez de esperar que el mundo nuevo surja de las ruinas, lo mismo hasta podemos sentir el inmenso placer de crecer a la par que desaparece la crisis?.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.