La madame

Reina de Mora ?no sé si me entienden- que no de la morería. Ay, María... esta mujer hierática que se ha metido todo el bótox por el morro en la cara, afirma que su trabajo no es otro que el de una sencilla relaciones públicas.

Opinión | 30 de agosto de 2011
Cordelia Colby

Discreta como un cañonazo, la madame de lujo que anda paseando platós desde hace ya mucho, cuenta y recuenta a las que han sido sus chicas de salón, famosas del momento y putas ocasionales. Cenas de veinte mil euros con señores importantes, notorias ellas y archivadas de ante-mano (nunca mejor dicho) en unos books privilegiados. Así, petardas, presentadoras, modelos y azafatas célebres cuya gloria efímera les exigía trono, pero no sin poner precio a la carne, que es muy débil.

Pero es que las madames no hablan en público ni salen en las televisones. Su credibilidad está en tela de juicio. Los nombres de las más indefensas sí que los suelta. Cantantes, actrices, ex novias de novios que en realidad nunca lo fueron...flores de un día, pero enormes arcos de triunfo por donde se han posado mil mariposones. O todas moras, o todas cristianas.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.