La boda irreal

La Princesa del Pueblo y Kate, tienen mucho en común. A las pruebas me remito : Fíjiense en sus respectivos vestidos nupciales:

Opinión | 10 de mayo de 2011
Cordelia Colby

Unos dicen que Kate sobrevivirá a la familia real. Por cierto, menudo careto el de la reina, agria como casi siempre, enfundada en un espanterrible conjunto amarillo vomitón, como el color de su piel. Lo de la reina no deja de ser admirable, puesto que le importa un bledo todo. Es fea, tiene un cuerpo acorde, una mala leche de siete pares y muchos sombreros. No me cabe la menor duda de que se entiende a las mil maravillas con Camila Parker, como tampoco de que el bueno ?o malo, no sé- de Carlos, buscaba una segunda idem para hacerla reina de la cama (a lo Lorenzo Lamas).

Nuestra princesa, Letizia, estuvo tan cursi como el guante que le venía enorme. Y no digamos la Beckam: Vestida por sus enemigos, aunque he leído que lo que llevaba encima ha sido confeccionado por? ¡¡ella misma!!

Los tocados, que son sombreros a medias, siempre me han parecido guindas. Porque la cabeza, se tapa o no se tapa. Para medianías, se pone una un pasador de bisuta y santas pascuas. Prefiero un millón de veces nuestra mantilla española. Azul, si fuera posible, como la de la Ordóñez cuando la boda de su primogénito con la duquesa. Qué guapa estaba, por favor.

Sinceramente, el tema me aburre, pero soy la encargada de todo esto. Ya les dije que no me invitaron. Tampoco habría ido, por respeto a Di. Que brilló por una ausencia forzosa, la que conduce al olvido.

¡Viva la República!

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.