Feliz día del libro

Imaginen las calles invadidas de ebooks. Imaginen un gran espacio vacío en el que se ha perdido ya toda señal de presencia. Imaginen un cuadro. Imaginen los cuartos de atrás, habitación o alcoba, sin ese montón básico de lectura nocturna. Imaginen ex libris enmarcados a modo de recuerdo. Imaginen la firmas del un autor sobre pantallas mínimas, y una dedicatoria inútil e imposible apostada a la fuerza con pulso tembloroso.

Opinión | 25 de abril de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

Imaginen con pánico las páginas que lucen tras un texto nervioso que sólo responde al enter. Sin ruido. Sin olor. Sin una anotación. Sin sus pétalos secos. Sin aquel posavasos cuyo cerco ya seco rememora una tarde en la que te contaban tanto, cuando sentiste el verbo, las hojas amarillas, el ácaro del polvo, la fecha en que comprabas, con todos los respetos, su primera edición.

Imaginen la definitiva pérdida del documento. La muerte de las hojas. Imaginen que nadie conserva un solo libro, y que las bibliotecas carecen de sentido. Imaginen ustedes, porque es que yo, no puedo.

Feliz día del libro.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.