Cisne Negro

Cisne Negro

Ya todo el mundo ha hablado de esta película, pero teniendo en cuenta que Darren Aronofsky es uno de los nuevos genios cinematográficos de los últimos 15 años, no me puedo resistir a hacerlo yo también, y es que tras sus 5 largometrajes, es difícil ya pensar que Darren Aronofsky sea capaz de hacer algo mal.

Opinión | 12 de marzo de 2011



Nacido en Brooklyn el 12 de febrero de 1969, irrumpió en la escena cinematográfica en 1998 con "Pi: Fe en el caos", dejando hipnotizados a todos los amantes del cine al presentar una película diferente y totalmente identificable con el estilo Aronofsky. Para financiar la película pidió a sus amigos y familiares unas donaciones de 100$ por persona, prometiéndoles que si la película hacía dinero les devolvería 150$ a cada uno. Evidentemente no tenía ni idea de que finalmente tendría que hacerlo. Con un presupuesto inicial de 60.000 dólares, acabó amasando 3.221.152$ sólo en EEUU. Después de su recaudación en DVD, esa cifra se incrementó considerablemente. Posteriormente se afianzó como uno de los grandes nuevos directores con "Réquiem por un sueño", su segundo largometraje, dejando claro su estilo y sus obsesiones.

Toda su filmografía gira en torno a un enfermizo deseo de perfección al que nuestra sociedad nos conduce, un deseo de perfección que en muchos casos se concluye con diversas adicciones de todo tipo que van más allá de las drogas y con la autodestrucción que implica también llevarse por delante a la gente del entorno más inmediato.

Tras desarrollar esta temática enfocándola desde diferentes puntos de vista en "Pi", "Réquiem por un sueño", "La fuente de la vida" y "El luchador", Darren le ha dado una nueva vuelta de tuerca con "Cisne Negro". Darren llevaba años queriendo trabajar con Natalie Portman y planteándose llevar a la pantalla una historia basada en el mundo del ballet, que siempre ha sido un complemento pero no ha sido mostrado desde el interior contando con profesionales reales del ballet, así que finalmente los guionistas realizaron hasta 30 versiones de la historia propuesta por Darren, obsesionado con "El lago de los cisnes" y con la idea de los personajes dobles de el Cisne Blanco y el Cisne Negro. En esta historia para la que Natalie Portman tuvo que convertirse en una bailarina real en pocos meses con extraordinarios resultados, el director de una compañía de ballet decide llevar a cabo una adaptación libre de "El lago de los cisnes", sustituyendo a la que fue la estrella de la compañía hasta ese momento por otra bailarina, Nina, a la que somete a una fuerte presión para que encarne tanto al Cisne Blanco, la mujer transformada en cisne y que sólo a través del amor puede romper el hechizo, papel para el que Nina no tiene ningún problema debido a su perfección técnica y su aséptica y virginal manera de bailar, como al Cisne Negro, su lujuriosa doble que consigue conquistar al príncipe de manera que el Cisne Blanco acaba suicidándose para conseguir su libertad. Viviendo con una madre castradora que mantiene en una perpetua infancia a su hija y que pretende hacer de ella lo que la propia madre no consiguió en su carrera, Nina es sometida a un terrible estrés para poder llegar a soltarse, dejarse llevar y alcanzar la perfección plena más allá de la meramente técnica, perfección que lleva hasta el extremo de hacer realidad la historia de "El lago de los cisnes" tras sufrir desdoblamientos de personalidad, proyectar su propio lado oscuro en su nueva amiga, otra bailarina con la que establece una cada vez más más estrecha relación y con la que se ha obsesionado creyendo que pretende quitarle su papel, y transformarse "físicamente" en el propio Cisne Negro.

Además de poder establecerse paralelismos con la durísima "La pianista" de Michael Haneke en lo que a la relación de la madre y la hija se refiere, al igual que en su anterior "El luchador" la historia gira en torno a una persona que basa toda su vida y su actividad en su propio cuerpo llevándolo hasta sus últimas consecuencias, de la misma manera que los personajes de sus primeros largos hicieron con su intelecto, y como es habitual en el cine de Darren, se presentan comportamientos obsesivo-compulsivos, desdoblamientos de la personalidad, y una nefasta presión y deseo de perfección proveniente tanto del exterior como del interior de los protagonistas que los lleva hasta la autodestrucción que salpica a la gente que los rodea.

Ya hay varios proyectos futuros en manos de Darren. De momento "The Wolverine" está prevista para el 2012, una película de encargo basada en el personaje de los X-Men que pretende darle una visión más personal y profunda a esta historia de superhéroes, como ya hiciera Tim Burton con Batman.

Sigue así, Darren. El panorama cinematográfico que ha conseguido llegar a las grandes masas sería sumamente insulso si no fuera gracias a genios como tú.

http://www.darrenaronofsky.com
Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.