No me olvides

No me olvides

Desconocía mi propia imagen de los quince a los diecisiete años. Las escasas fotografías de aquel tiempo no estuvieron en mis manos, exactamente igual que mi destino. Una compañera de internado me localizó a través de una red social. Era mi mejor amiga. Casi cuarenta años sin saber absolutamente nada la una de la otra. No suelo emocionarme con facilidad. Es más, creo que no lo hago. Por eso, cuando en contadas ocasiones me sucede, es porque se trata de algo memorable, y esto lo era.

Opinión | 01 de febrero de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

No pude recordar porque jamás olvidé. Eramos niñas tristes, jóvenes presas en un convento franquista. Haro Teclen lo describió perfectamente cuando el edificio fue volado por mina dos legal en los años noventa : ?Colegio, convento, prisión?. Un reformatorio encubierto conocido como ?Las Arrepentidas?.

Ya no siento pena, ni rencor, ni siquiera dolor. Sólo quiero poder abrazarla de nuevo.

Será en Madrid, dentro de muy poco. Cualquier episodio al respecto que pudiera narrar , resultaría increíble. Está todo escrito en mi último libro : ?No me olvides?. Esa frase era la que repetíamos sin cesar cuando a alguna la trasladaban. No he olvidado, y ella tampoco. Dejo un testimonio real : Parte de los expedientes del Patronato de Protección a la Mujer, institución presidida por la mujer del caudillo, Carmen Polo de Franco. Estos eran los motivos de ingreso en cualquiera de los conventos destinados a redimir jóvenes ?torcidas?.

Assumpta Roura (Mujeres para después de una guerra, una moral hipócrita del franquismo, Flor del Viento Ediciones, 1998), consiguió, cincuenta años después, los expedientes de las muchachas recogidas por el Patronato que fueron posteriormente destinadas a los distintos reformatorios de Adoratrices, Buen Pastor y Oblatas. Las escuetas descripciones de cada ?caso?, así como los ?motivos? del internamiento, hoy se convierten en pura psicodelia : Resulta tan increíble como ridículo, pero es terriblemente cierto:

EXPEDIENTE NUMERO 204 : De diecisiete años. Se la recoge por estar abandonada ; es instruida y al parecer sin antecedentes de corrupción.

EXPEDIENTE NUMERO 513: De diecinueve años, natural de Madrid. Internada por correr peligro su honra a consecuencia de los malos ejemplos que recibe de una hermana suya.

EXPEDIENTE NUMERO 464: De veintidós años. No se ha comprobado nada de lo que declaró al ingresar. Lo único cierto es que mantenía relaciones ilícitas con un joven con el que dice se quiere casar. Fue recogida por el Patronato.

EXPEDIENTE NUMERO 78: De veintidós años, natural de Madrid. Cuando tenía diecinueve años salió de su casa y en un baile fue seducida permaneciendo sin volver a su domicilio cuatro días, varias veces ha reincidido en la mala vida, hasta que su madre la internó.

EXPEDIENTE NUMERO 93: De veinte años, natural de Madrid. Se fugó de su domicilio en distintas ocasiones viajando por varias provincias de España hasta que sus padres la internaron y desean que continúe así hasta una reforma perfecta.

EXPEDIENTE NUMERO 214: De diecinueve años, de un pueblo de Toledo, huérfana de padre, su madre es enferma mental. La recogió la policía por encontrarla vendiendo tabaco. No tiene antecedentes de corrupción.

EXPEDIENTE NUMERO 276: De dieciséis años, natural de Madrid. Encontrada a altas horas de la madrugada en un bar. Acompañada de una mujer de mala vida, la trajo la policía para ser internada.

EXPEDIENTE NUMERO 504: De dieciséis años, natural de Madrid. Prohijada por unos señores, huyó de casa deteniéndola la policía en Caspe. Pensaba llegar a Barcelona donde tiene conocidos. Manifiesta haber tenido novio pero sin caer.

EXPEDIENTE NUMERO 387: De veintiséis años. Por hallarse en peligro de perdición, la interna una vocal del Patronato. Fue religiosa durante algunos años.

EXPEDIENTE NUMERO 159: De dieciocho años, natural de un pueblo de Toledo, su padre está preso. Por no congeniar con él, se dedicó a la mala vida. Es joven díscola.

EXPEDIENTE NUMERO 264: De diecisiete años, natural de Madrid. Aficionada a cines, bailes y al trato con muchachos. Da mal ejemplo a una hermana menor, por lo que su padre solicitó el internamiento.

EXPEDIENTE NUMERO 155: De diecisiete años, natural de Madrid. No tiene antecedentes de corrupción, no obstante es enferma hereditaria y por estar abandonada la recoge el Patronato.

EXPEDIENTE NUMERO 278: De diecisiete años, natural de un pueblo de Valladolid. Joven francamente rebelde a las amonestaciones de su madre, frecuentaba los bailes regresando a altas horas de la noche. Tuvo relaciones con un individuo que, según ella, la forzó, presentando de hecho la oportuna denuncia en el juzgado correspondiente. Concurría a los bailes más deplorables. Actualmente está hospitalizada en San Juan de Dios.

 

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.