Ocio sin negocio

Sinopsis capítulos anteriores: Eva-Sion y Sor-Prendida tienen un bar. de copas que naufraga debido a todo tipo de deudas y embargos. El portero, Paul Bazo, es un tipo que hace las veces de chofer y mayordomo.  

Eva-Sión y Sor-Prendida: España y ellas son así | 08 de agosto de 2009
Consuelo Garcia del Cid Guerra

Una de sus irreverentes amigas, la italiana Candy, tiene un extraordinario parecido con Madonna, por lo que organizan un concierto convocando a toda la pijería de la ciudad, haciéndola pasar por la autentica Madonna. Pocos días después, aparece una chiquilla en el local de nombre Angustias Rajoy. La criatura se ha escapado de casa porque su padre, un conocido político que decidió acogerla, la utiliza para su campaña electoral.

 

Eva y Sor deciden adoptar a la niña cambiándole el nombre por Felicidad Sion Prendida Bazo. La criatura sale un tanto díscola y se ha liado con un antisistema de nombre Robin Bank que se encuentra preso por estafa?

 

Eva estaba desesperada. Los de la unidad de recaudación ejecutiva de la seguridad social pretendían cerrarles el local una vez más.-No hay mas dinero ni tenemos de donde sacarlo, Sor.-Pues habrá que robar o estafar. Ni siquiera la asistencia social nos ayuda?

-Caray, Sor. Como quieres que nos ayuden si te presentas vestida de Versace y con el bolsito Vuitton?

-Lo ultimo que se pierde es el glamour, darling?

-Sor, si anoche hasta nos faltaba el aire. Fíjate si faltaba que el perro tuvo que salir a ladrar fuera?

-De todas formas, aquí lo que cuenta son los papeles. Se de un compañero de colegio de Felicidad al que le han concedido ayudas porque tienen tres hijos menores de edad. Les pagan alquiler, agua luz y gas. Y los padres se han ido de vacaciones a Maldivas, tendrán morrazo?

-Huy, eso si que es gordo, si?de denuncia, vamos, y que lo diga yo tiene delito?Paul Bazo apareció con gesto de amargura. Varias facturas en la mano y el móvil sin saldo. Felicidad, sin embargo y a pesar de los embargos, tenía cara de idem.

-Tranquilas, chicas. Mi novio y yo vamos a provocar levantamientos populares y asaltos a supermercados. Esto es un verdadero corralito pero a la española, y no tenemos por que aguantar mas. Ni un solo día.

»El país entero se hunde pero nosotros no. Puede que no tengamos para comer pero si para beber. Como no podemos abrir un comedor social, pues abrimos el local hasta que se agoten las bebidas alcohólicas.

-¿Pero que dices, niña? -grito Eva.

-No es tan descabellado - añadió Sor.- Vamos a ver?pobres ya somos, deudas ya tenemos. ¿Que podemos hacer? Pues salir en la prensa y en las televisiones. ¿Cómo? Con esta iniciativa única en el mundo: Copas gratis dos noches a la semana para toda la ciudad. Lo dijo Lauren Bacall : ?un hombre que no bebe no es de fiar?. Ahora, más que nunca, el ocio es necesario, y hay que beber para olvidar.

-Estas loca, Feli. Como me llamo Eva que es la insensatez más grande que he oído en toda mi vida.

-Perdón, mami. No me iras a dar ejemplo ahora tu de insensateces?

-Bueno, la verdad es que no, en eso llevas razón.

Paul, el hombre tranquilo, de pronto interrumpió la conversación:

-No es una locura. En absoluto. Podemos funcionar como local de ocio social. La gente necesita divertirse, ¿no? Y eso es caro. Estamos en crisis, por lo tanto, vamos a romper esquemas. Beber es tan necesario como comer. Vamos a fabricar mojitos a granel y caipiriñas a destajo. Trucaremos el contador de la luz y serviremos agua filtrada, porque para mineral no tenemos. Les daremos fiesta gratis dos veces por semana y promocionaremos la iniciativa en el ayuntamiento. En cuatro días salimos en todas las televisiones y cobramos una pasta por entrevista.

»Llama a Candy, la italiana, y que venga a dar un par de conciertos?

-Esa se apunta a un bombardeo y acabamos todos detenidos?

-¿En concepto de que?

-Estafa y suplantación de personalidad.

-No, darling, porque lo haremos todo gratis.

-No puedo mas ?dijo Eva- Yo me voy de España.

-¿Con que dinero?

-Coño, pues es cierto?si no tenemos un euro?

Felicidad se dispuso a empezar la movida. Paul la siguió sin hacer preguntas. Eva y Sor, perplejas, acataban órdenes en medio de todo aquel tremendo desorden?

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.