El zapatero prodigioso

Eva Sión visitaba los outlets cuando de pronto se le quebró un tacón. Desacostumbrada, desabrochada, destaconada y rabiosa, se quedó a diez centímetros de menos la pierna derecha...

Eva-Sión y Sor-Prendida: España y ellas son así | 11 de abril de 2009
Consuelo G. del Cid Guerra

- No ¡¡eso no!! -se decía, molesta-. Y en busca de profesional bajó, subió, y cruzó calles. Al fin, dió con un zapatero remendón de los de toda la vida. Un pequeño portal donde se amontonaban los zapatos , los tintes y las máquinas, con un cierto olor a cuero mezclado con pinturas, oscuras todas. Ellas. Eva se adentró en el lugar , tacón en mano, y preguntó:
- ¿Podría usted arreglarme esto?
- Yes, we can !! -respondió el zapatero-
- Caray, habla inglés !! -exclamó Eva, anonadada-
- Sí señorita, hablo inglés, no como otros, mire usted, que llevan el nombre de mi oficio pero no lo ejercen, dirigen un país habla que habla, pero no saben inglés...
- Señor zapatero, perpleja me deja. Todos mis respetos. Me llamo Eva Sión y se me ha roto el tacón. Venía buscando un profesional del tema y ya veo que usted lo es.
- Por poco tiempo, Eva. El negocio se me va a paseo por la crisis. Mire cómo tengo el local, lleno de zapatos que nadie viene a buscar. No lo entiendo. O se han muerto todos o resulta que ya nadie tiene ni para tapas...
- Tapas tengo yo en mi bar de copas, pero de las de comer. Veamos, señor zapatero, tiene usted deudas con la seguridad social?
- Debo tres meses de autónomos, ya me ha llegado la papeleta blanca y roja...y no les puedo pagar. Vendrán a embargar todo esto, pero bueno, como no se lleven los zapatos, que ni siquiera están de par en par ...
- Tranquilícese, señor zapatero. Todo tiene solución.Conocí una vez a un tipo que levantó un imperio zapatero a partir de la nada, y todo legal. Todo. Tiene más de cuarenta tiendas por toda España...
-¿Y cómo lo hizo?
- Pues verá usted, señor zapatero. El individuo en cuestión se presentaba a las subastas de colecciones fuera de temporada, y pujaba sólo por el pié derecho, por una miseria. Se quedaba el stock y esperaba unos meses. Cuando salía la subasta del pié derecho, obviamente nadie pujaba, sólo él. Y conseguía todos los stocks a precio de saldo. Fué montando zapaterías y es millonario. Y no habla inglés.
- Caramba, Eva, qué bien relacionada está ...
- No lo sabe usted bien, señor zapatero. Voy a hablar con mi amigo a ver qué se puede hacer. Además, mi socia, sabe mucho de estas cosas.
-Pues muchas gracias, Eva. Aquí tiene su zapato con el tacón arreglado.
-¿Cuánto es?
-Tres euros cincuenta.
-Nada más?
-Es lo que vale, Eva.
-Señor zapatero, de ninguna manera voy a permitir que le embarguen. Aquí le dejo trescientos euros para que pague un mes de autónomos y vaya parando el asunto. Para mí habrá sido el tacón más caro de la historia, pero he derrochado mucho en esta vida, de modo que es el momento de actuar socialmente...
- No puedo aceptar esto, Eva... no puedo...
- Yes ¡¡ we can , señor zapatero. Pase esta noche por mi local y hablamos.
Continuará ....
Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.