Las metas políticas de Jörg Haider y el neo-racismo que viene

Las metas políticas de Jörg Haider y el neo-racismo que viene

La muerte de Haider ha dejado lugar a muchas especulaciones sobre su tendencia sexual . Pero en lugar de ocuparnos de temas privados y anecdóticos, vale la pena analizar su herencia política.

Opinión | 05 de marzo de 2009
Andreas Kuska

Haider ocupó varios cargos muy importantes tanto en su tierra natal Carintia como al nivel nacional austriaco. Siempre polémico y desafiante, Haider no ocultaba sus simpatías politicas hacia regimes autoritarios, sin llegar a ser "nazi" , insulto contra el cual tenia que luchar toda su vida. Como solia alabar determinados aspectos del "Tercer Reich" de Hitler , era normal que el populista de derechas fuera tildado de "fascista"; Su ideología xenófoba, no obstante, era sumamente popular, incluso entre el electorado más moderado de las clases medias.

Extranjeros fuera ¿no? Tampoco era tan simplista su filosofia;  más bien se oponía a todas las tendencias presuntamente dictadas por “el extranjero” . El tratado De Maastrich por ejemplo, La  inmigración presuntamente descontrolada que sufre Austria y con ella todos los paises occidentales, haciéndoles perder los “autenticos valores” de las naciones (occidentales). Sus payasadas políticas, como la visita a Saddam Hussein de febrero del 2002, no contribuieron a limpiar su imagen de antisemita y charlatán.

Las actuales crisis, no obstante,  podrían dar alas a esas tendencia que ya creiamos superadas desde hace tiempo. En España podria resurgir lo que llamariamos un neoracismo o racismo 2.0; la ciudadanos contemplan a los extranjeros como competidores por los escasos puestos de trabajo. Con casi medio million de extranjeros en paro según cifras del INEM, el subsidio que cobran algunos está mal visto; no debemos olvidar que los extranjeros en paro habian cotizado previamente para cobrar ahora sus prestaciones. Pero el clamor popular hacia una “solución” para este problema aumentará. Ningún español se mostrará abiertamente racista; nadie tiene problemas con Eto´o como vecino, pero si con una familia de refugiados del Congo.

El enfoque de la izquierda: más derechos (al voto activo y pasivo) para los inmigrantes, más esfuerzos integradores.  Los premios para abandonar el país no tendrán ningún efecto palpable.

La derecha cuyas acciones siempre están en auge en tiempos de crisis podria proponer soluciones más populistas : unas políticas agresivas para reducir el número de inmigrantes.  Podria surgir un nuevo partido, al estilo de fallecido Jörg Haider, basándose fundamentalmente  en propuestas neoracistas. Y no hay que olvidar un hecho:

En España con su pasado autoritario, totalitario y antiodemocrático no tiene , de momento, ningún especio electoral para milliones de Españoles con ideología de extrema derecha. Eso puede cambiar aunque los votos obtenidos por los nacionalistas perduren. Podemos entender a los españoles , sobre todo los mayores , que han visto transformados sus barrios natales en feudos de musulmanes y “gent de fora”; sobr todo cuando los beneficios de la inmigración los obtienen básicamente las clases altas. Pero  sería muy negativo trasladar este sentimiento hacia unas reflexiones politicas.

Esperemos que via de los Haiders, Le Pens y Mussolinis no tengan ninguna proyección importante en la vida política española ¡ Pero la tendencia de Haider no ha desaparecido con su muerte.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.