Dago Ruiz: Pesadilla en Santo Domingo

Dago Ruiz: Pesadilla en Santo Domingo

Dago Ruiz decidió experimentar por sí mismo un Cambio Radical, espacio que condujo en el programa de variedades "Hola Gente" de la televisión dominicana. Su original estilo punk rock con pantalones manchados y rotos, así como camisetas con alfileres de cuello rasgado, marcan la diferencia artística y personal de este incansable aventurero trotamundos. Músico, bailarín y actor. Español de nacimiento y ciudadano del mundo.

Opinión | 26 de agosto de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

Después de mi regreso a Madrid y de una corta estancia en la cosmopolita ciudad de Barcelona, seguí los consejos de cambio de un muy buen amigo Dominicano y decidí venir  a probar fortuna en esta hermosa isla. Y así es como  llevo recorriendo durante más de un año las calles de esta encantadora ciudad de Santo Domingo.

Y ha sido en esas calles, concretamente en las de la zona colonial: La calle El Conde, emblemática por excelencia, frecuentada en su tiempo por el inolvidable Porfirio Rubirosa. Una madrugada que debía ser cualquiera y por caprichos negros del destino ha marcado a Dago Ruiz para siempre. El pasado viernes transitaba de retiro hacia su  casa tras la grabación de un desfile cuando apareció su ex pareja, un tipo enfermizamente obsesionado con él. Le agarró por el cuello ahorcándole lentamente con sus cadenas de plata entre insultos y amenazas. Ante tal actitud, Dago no opuso resistencia y fue conducido hasta un extremo de la calle. Nadie, excepto un prostituto, salió en su defensa.

El tipo le arrancó todas las prendas del cuello mientras le amenazaba de muerte una y otra vez. Cuando el agresor quiso darse a la fuga en su coche, donde le esperaban otros individuos que jaleaban su actitud, apareció la policía dominicana. Dago, confiado en recibir protección, soltó toda la rabia contenida narrando los hechos, y ante su mayúscula sorpresa, fue esposado y detenido sin mas explicaciones. En la comisaría se inicia una pelea verbal y física en la que es agredido por los agentes. Se burlan cruelmente de su aspecto alternativo y es objeto de todo tipo de humillaciones con respecto a su condición sexual: "Maricón, loca, mujercita...". Tras ser despojado de todas sus prendas, intentaron desnudarle. Acto seguido es encerrado en un calabozo lleno de orina y heces junto a seis detenidos que se encontraban completamente desnudos. El hedor era insoportable.

Desesperado y confundido, implora respeto y educación a los policías, que le responden entre risas sarcásticas "nosotros no sabemos lo que es eso". Pedía agua y se la negaron.A la mañana siguiente consiguió llamar a sus compañeros de la productora para que le soltaran. Su agresor apareció tan tranquilo como si no hubiera hecho absolutamente nada, mientras los policías se reían al preguntar quién era el hombre y quién la mujer, justificando así la agresión al interpretar a Gabo como la parte femenina.

Es más que una injusticia: Significa la atrocidad y vulneración de todos los derechos humanos. Nos sentimos escandalizados cuando una mujer va a ser dilapidada en Irán y debemos, forzosamente, abrir con furia nuestras mentes para dar paso a la protesta más visceral desde cualquier lado del mundo. La moral carece de fronteras.

Dago Ruiz trabaja en la telvisión dominicana con la famosa Tita Hasbun, una de las grandes reinas del medio, en el programa Fashion tv. Su hermano es el vocalista del grupo pop Maldita Nerea. Su nombre real es José Enrique Ruiz Flores aunque es conocido por Dago, apodo basado en un comic argentino de los años 80.

Su pasión por Jim Morrison le llevó a visitar por dos veces la tumba del artista en París. A nosotros nos queda la palabra para denunciar públicamente los hechos y el abrazo que entiendo hasta Dago de todo corazón. Puede que Jim Morrison, con su emblemático "The End", haga justicia desde las estrellas.

Estamos contigo, Dago.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.