Del género Epistolar

Ejercer tus derechos a partir de los hechos está resultando excesivamente complicado. El fallo humano comprensible de una persona física sin sociedad -entiéndase limitada, anónima, civil, etc- es decir, de cualquiera que se encuentre en el paro, por ejemplo, carente de ingresos y pendiente de deudas, ese fallo, digo, acaba convirtiéndose en delito cuando sobre nosotros se aposenta la bestia.

Opinión | 18 de julio de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

Ese monstruo que todo lo puede y al que se le debe, agrede sin piedad de forma verbal amparado en un servicio llamado "de atención al cliente". Y es que el temita ha cambiado mucho. El cliente ya no tiene razón, es un pringado. Te exigirán facturas que jamás has visto físicamente hablando porque el papel parece que tiende a ser historia e histeria cuando se reclama. Facturas on line, por teléfono, sin una persona "de carne y hueso" que pueda responder, aclarar y explicar en condiciones. Máquinas basadas en lo básico donde no se contempla clima alguno. Acoso, derribo, amenaza. Ahora todo son páginas-pantallazo. Estamos obligados a memorizar contraseñas, inventar nicks, tener más de dos correos electrónicos...y el buzón de toda la vida, el postal, está vacío. Reivindico el puño y la letra.
Con sangre me la entraron y a sangre la reclamo. No he perdido los papeles, es que pretenden eliminarlos de la faz de la tierra. La burocracia, sin embargo, mantiene el asunto cuando se trata de presentar identidades en un país extranjero. Si Camus levantara la cabeza...
Porteros automáticos, contestadores, líneas costosísimas de las que se beneficia una entidad con ánimo de todo lucro, pulse 1, pulse 2 ...y pulsas mientras tu propio pulso se acelera al borde del vértigo. E books, mensajes de texto que destrozan la gramática, la pérdida del documento. Voy a escribir una carta. No sé a quién, pero lo haré.
Recomendamos



Adiós, adiós, bolero

Si Ángela Dobrowolski fuera Ángel, no habría entrado en la cárcel. Eso lo sabemos muchas, prácticamente casi todas.

La hiel más amarga del último baile
El acoso y derribo se ha convertido en una verdadera profesión mediática que no mide el daño causado ni la presunción de inocencia.
La pegaste, Maradona. Cómo la pegaste

"No me importa lo que hizo con su vida, me importa lo que hizo con la mía". Así se despacha uno de los fans Maradonianos.

Asquerosos

Dais asco afirmando que los inmigrantes viven de ayudas, ninguno trabaja y por su culpa los españoles carecen de prestaciones sociales: es mentira.

Nadiuska y la protección de sus datos

La reina del destape dicen que ya no recuerda. Su último papel fue en la serie "Tristeza de amor".

Escrito en la cara

Hoy se me ha ocurrido teclear su nombre en busca de un destino ignorado. Murió muy joven. Robo a mano armada, tenencia de armas, asesinato.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.