Tal vez soñar

Los cementerios están llenos -todavía- de tumbas a la antigua. Funerales de lujo, panteones egregios. La muerte es una excusa para sellar la vida. Algunos se deciden, desdicen, se piensan y se temen entre llamas de fuego o agujero en la tierra. Cuentan cuántas personas acudirán al velatorio que ya no vela en la noche cadáver alguno. La tristeza es un velo. El llanto su telón. De acero.

Opinión | 01 de julio de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

Cuentan entre las cosas mientras resiste el cuerpo que donarlo a la ciencia es una indignidad. Que no se sabe nada a ciencia cierta de lo que harán los médicos, estudiantes, científicos, con ese saco infinito y terminal de huesos. Yo apuesto personalmente por esa luz al ciego si mis córneas resisten la última función. Si mi hígado es bueno. Mis pulmones vencidos, más negros que el tabaco que consumo y asumo, tal vez útil de estudio para algún buen hacer. Mi cerebro agotado. Mi corazón, aún.
Todo mi cuerpo. Si en la nada consumo el último aliento escrito he dejado el testigo de todo lo que he sido en forma presencial cuando ya no me cuenten. Por eso, tal vez, creo en un credo ateo en pos de los humanos que saben y comprenden los dones terrenales. Es el regalo último, puede que la razón.
Lacre de sangre. Puesto. Epílogo. Epitafio.
Temer la propia muerte es como abandonarse en vida. Temer, desconocidos, al encuentro o la nada donde no hay oración, ni bolsillos, ni tiempo a consumir. Por los que no murieron realmente de aquella enfermedad que reza la partida de defunción legal. Que murieron de miedo simplemente al pensar todo lo que no han hecho y lo que han hecho mal. El mal que ya está hecho, el bien que se olvidó. Los cajones del alma aguardan, sin derechos, un examen final donde se ha suspendido el curso vertical, la posibilidad, el gesto que no estuvo, la lección que se supo en teoría sin llegar a su práctica. No hay juicio final. La muerte es una excusa para sellar la vida.
Recomendamos



Loquillo y Miguel Bosé: los idiotas del día

Si algo ha quedado claro hoy es que la fama no le libra a uno de ser imbécil. Y para muestra, dos botones: Loquillo y Miguel Bosé.

HIJOS DEL CIELO Y LA TIERRA

Un amigo cuya identidad no voy a revelar para mantenerlo en el anonimato me ha recomendado un vídeo. Es un amigo al que tengo mucho cariño y por eso no lo he quitado tras el primer minuto.

Los pijos también lloran

Se lee un titular (no más) y acto seguido les "gusta" para largar comentarios completamente absurdos cuyas faltas de ortografía dañan la vista.

Helena

Tres años sin sus hijos, arrebatados por los servicios sociales. En los últimos tiempos, lo único que pedía era poder verlos un rato.

Del coordinador parental y el pago al enemigo
La figura del coordinador parental no está regulada en el derecho español, por tanto, cabe preguntarse cómo es posible que actúe  no solo como colaborador de los jueces, sino en su nombre. ¿Con qué potestad?
La casa de Ortega Smith es muy fea

Javier Ortega Smith ha publicado en Twitter un vídeo donde se le puede ver en distintos rincones de su casa.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.