Tal vez soñar

Los cementerios están llenos -todavía- de tumbas a la antigua. Funerales de lujo, panteones egregios. La muerte es una excusa para sellar la vida. Algunos se deciden, desdicen, se piensan y se temen entre llamas de fuego o agujero en la tierra. Cuentan cuántas personas acudirán al velatorio que ya no vela en la noche cadáver alguno. La tristeza es un velo. El llanto su telón. De acero.

Opinión | 01 de julio de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

Cuentan entre las cosas mientras resiste el cuerpo que donarlo a la ciencia es una indignidad. Que no se sabe nada a ciencia cierta de lo que harán los médicos, estudiantes, científicos, con ese saco infinito y terminal de huesos. Yo apuesto personalmente por esa luz al ciego si mis córneas resisten la última función. Si mi hígado es bueno. Mis pulmones vencidos, más negros que el tabaco que consumo y asumo, tal vez útil de estudio para algún buen hacer. Mi cerebro agotado. Mi corazón, aún.
Todo mi cuerpo. Si en la nada consumo el último aliento escrito he dejado el testigo de todo lo que he sido en forma presencial cuando ya no me cuenten. Por eso, tal vez, creo en un credo ateo en pos de los humanos que saben y comprenden los dones terrenales. Es el regalo último, puede que la razón.
Lacre de sangre. Puesto. Epílogo. Epitafio.
Temer la propia muerte es como abandonarse en vida. Temer, desconocidos, al encuentro o la nada donde no hay oración, ni bolsillos, ni tiempo a consumir. Por los que no murieron realmente de aquella enfermedad que reza la partida de defunción legal. Que murieron de miedo simplemente al pensar todo lo que no han hecho y lo que han hecho mal. El mal que ya está hecho, el bien que se olvidó. Los cajones del alma aguardan, sin derechos, un examen final donde se ha suspendido el curso vertical, la posibilidad, el gesto que no estuvo, la lección que se supo en teoría sin llegar a su práctica. No hay juicio final. La muerte es una excusa para sellar la vida.
Recomendamos



Me lo dijo Pérez

Vox ha hecho bueno al Partido Popular, que ahora se nos antoja un mal menor sin fuerza propia. Quién nos lo iba a decir.

Titi de Saboya, la princesa rebelde
Hija de los Reyes de Italia, la princesa María Beatriz de Saboya, conocida como Titi, se puso el mundo por montera desde que llegó al planeta Tierra.
Adiós al colegio

Los hijos del Estado, cuyas familias serán castigadas con penas de prisión si los niños no van al colegio.

Su Majestad: vergüenza

Obligados a bajar la cabeza cuando se le saluda, porque fue Rey, y es -ahora- emérito.

La nuestra es Bárbara

Bárbara fue "la nuestra"; estuvo muy calladita durante años y años hasta que largó lo del allanamiento y otras amenazas.

Loquillo y Miguel Bosé: los idiotas del día

Si algo ha quedado claro hoy es que la fama no le libra a uno de ser imbécil. Y para muestra, dos botones: Loquillo y Miguel Bosé.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.