Tal vez soñar

Los cementerios están llenos -todavía- de tumbas a la antigua. Funerales de lujo, panteones egregios. La muerte es una excusa para sellar la vida. Algunos se deciden, desdicen, se piensan y se temen entre llamas de fuego o agujero en la tierra. Cuentan cuántas personas acudirán al velatorio que ya no vela en la noche cadáver alguno. La tristeza es un velo. El llanto su telón. De acero.

Opinión | 01 de julio de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

Cuentan entre las cosas mientras resiste el cuerpo que donarlo a la ciencia es una indignidad. Que no se sabe nada a ciencia cierta de lo que harán los médicos, estudiantes, científicos, con ese saco infinito y terminal de huesos. Yo apuesto personalmente por esa luz al ciego si mis córneas resisten la última función. Si mi hígado es bueno. Mis pulmones vencidos, más negros que el tabaco que consumo y asumo, tal vez útil de estudio para algún buen hacer. Mi cerebro agotado. Mi corazón, aún.
Todo mi cuerpo. Si en la nada consumo el último aliento escrito he dejado el testigo de todo lo que he sido en forma presencial cuando ya no me cuenten. Por eso, tal vez, creo en un credo ateo en pos de los humanos que saben y comprenden los dones terrenales. Es el regalo último, puede que la razón.
Lacre de sangre. Puesto. Epílogo. Epitafio.
Temer la propia muerte es como abandonarse en vida. Temer, desconocidos, al encuentro o la nada donde no hay oración, ni bolsillos, ni tiempo a consumir. Por los que no murieron realmente de aquella enfermedad que reza la partida de defunción legal. Que murieron de miedo simplemente al pensar todo lo que no han hecho y lo que han hecho mal. El mal que ya está hecho, el bien que se olvidó. Los cajones del alma aguardan, sin derechos, un examen final donde se ha suspendido el curso vertical, la posibilidad, el gesto que no estuvo, la lección que se supo en teoría sin llegar a su práctica. No hay juicio final. La muerte es una excusa para sellar la vida.
Recomendamos



Adiós, adiós, bolero

Si Ángela Dobrowolski fuera Ángel, no habría entrado en la cárcel. Eso lo sabemos muchas, prácticamente casi todas.

La hiel más amarga del último baile
El acoso y derribo se ha convertido en una verdadera profesión mediática que no mide el daño causado ni la presunción de inocencia.
La pegaste, Maradona. Cómo la pegaste

"No me importa lo que hizo con su vida, me importa lo que hizo con la mía". Así se despacha uno de los fans Maradonianos.

Asquerosos

Dais asco afirmando que los inmigrantes viven de ayudas, ninguno trabaja y por su culpa los españoles carecen de prestaciones sociales: es mentira.

Nadiuska y la protección de sus datos

La reina del destape dicen que ya no recuerda. Su último papel fue en la serie "Tristeza de amor".

Escrito en la cara

Hoy se me ha ocurrido teclear su nombre en busca de un destino ignorado. Murió muy joven. Robo a mano armada, tenencia de armas, asesinato.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.