A la memoria de Miguel Pueyo Pont

A la memoria de Miguel Pueyo Pont

Muy pocas personas se han mantenido tan tremendamente vivas. Es mi trabajo desde que te fuiste. He seguido tus huellas en el tiempo y una sorpresa tras otra coloca un eslabón más a esta extraña cadena sentimental. No es necesario buscar : Se encuentra. Apareces de pronto en nombre de quienes realmente decidiste elegir para permanecer con una fuerza sobrehumana. Sí, ésta es la palabra, Sobre Humana : Sobre todos nosotros.

Opinión | 09 de junio de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

El año pasado fue Franco. Voló desde Ibiza para encontrar el camino hacia tu memoria, y me la entregó sin más. Hace pocos meses apareció Laura. Yo sabía que tarde o temprano daría señales de vida, y así ha sido. Ella dice que con toda certeza debes de estar orgulloso de todo esto. El pasado viernes, tu cuñado me llamó y dijo : ?Gracias por devolvernos a Miguel?. Había leído mi novela. La noche del miércoles 9 junio la pasaremos Franco, tu hermana Clara y yo. Para cuando aparezcan estas letras te habrás presentado una vez más, y estaremos brindando en alguna parte por ti. Contigo. Nunca dejaste de vivir a tu manera y nos has transmitido esas formas únicas de ser y de estar. Pura alegría y rabia. Truenos y relámpagos. Ojala llueva esta noche. Los ángeles existen. Me presentaste uno con forma de recuerdo, y me salvó del peligro inmediato. No te vamos a permitir descansar demasiado. Y menos ahora, que sin duda estás de copas con tu madre y aplaudiendo los dos. Clara tiene toda la razón. Ella es la gran hermana. No celebramos tu ausencia ni lloramos tu espiritual presencia. Estamos como nadie permanece por los siglos de los siglos. De momento ya va uno : El XXI. Está resultando excesivamente complicado. Pedirte los números de la lotería sería una gran vulgaridad y no lo vamos a hacer. Seguiremos buscándonos la vida. Puede que nadie entienda absolutamente nada. Pero vivir es esto y ninguna otra cosa más. Quince años sin ti ya vienen siendo demasiados.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.