Fotonovelas

Fotonovelas

Tuvieron su momento y hasta toda una época. Las fotonovelas eran el reflejo de una España quiero y no puedo y se encontraban en manos del llamado "servicio", es decir, las chachas, expresión que ahora suena incluso despectiva, no sé por qué. Aquellas chicas recién llegadas del pueblo que a durísimas penas -y penas de verdad- sabían estampar su firma en un papel, pero escuchaban la radio y veían -que no leían- las famosas fotonovelas, donde historias de amores posibles e imposibles se plasmaban en rostros infames, expresiones de terror, ojos inocentes y besos que no se daban del todo.

Opinión | 14 de mayo de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

Creo que tienen mucho que ver con los culebrones, antes de que la televisión se encontrara en los cuartos del servicio, de ese que ya no tenemos porque cuesta un dineral, sustituído por "la asistenta", que viene dos o tres veces por semana como mucho y a los pocos que se lo pueden permitir. Las chachas constituían todo un mundo uniformado, siempre de estar por casa y en casas que no eran las suyas.
Recuerdo a Eloísa, que todos los domingos acudía a misa con sus amigas del barrio y le cogía a mi padre el código penal de la librería, porque era un libro negro encuadernado en piel y con papel de arroz dorado en los cantos. La pobre no sabía leer y lo mismo le daba Málaga que Malagón. La ví llorar muchas veces escuchando el consultorio sentimental radiofónico de Elena Francis. Siempre me produjo cierto desasosiego la voz de aquella mujer y sus consejos. Era todo tan tétrico y complicado que yo no tenía ninguna intención de crecer, mucho menos de ser mayor y pensar en los novios, porque el drama estaba servido. Un horror. No entendía, tampoco, el verdadero significado de las fotonovelas, que se me antojaban irreales puesto que todas terminaban casándose o metiéndose monjas para olvidar al gran amor de su vida, un tipo con cara de imbécil que hacía promesas. Todos los finales no podían ser tan felices ni tan  desgraciados.
 
 
 
Recuerdo también a Amparo, teléfono en mano, llena de lágrimas y diciéndole a su novio : "Te doy de tiempo hasta el día de la Concepción". Como no lo entendía, por un momento pensé que tenía algún tipo de enfermedad terminal e iba a morir,pero mi madre dijo que se trataba de una simple pelea de enamorados. Amparo siguió llorando y se quedó en su habitación con tres fotonovelas. Toma del frasco, me dije, entre la radio con esa mujer medio loca y las revistas esas que están llenas de fotos, a esta chica le va a dar algo. Creo que todas imitaban a los personajes o se inventaban uno que les pareciera adecuado, hecho a su situación. La realidad es que tanto Eloísa como Amparo se casaron, pero nunca pude saber si han sido felices.
Recomendamos



Helena

Tres años sin sus hijos, arrebatados por los servicios sociales. En los últimos tiempos, lo único que pedía era poder verlos un rato.

Del coordinador parental y el pago al enemigo
La figura del coordinador parental no está regulada en el derecho español, por tanto, cabe preguntarse cómo es posible que actúe  no solo como colaborador de los jueces, sino en su nombre. ¿Con qué potestad?
La casa de Ortega Smith es muy fea

Javier Ortega Smith ha publicado en Twitter un vídeo donde se le puede ver en distintos rincones de su casa.

Sola y borracha quiero llegar a casa

"Quiero estar borracho otra vez, otra vez...", así lo cantaban Los Brincos junto con su "sorbito de champagne" "brindando por el nuevo amor cuando la suave luz de aquel rincón hizo latir su corazón..." en esa y otras canciones de borrachos varios mientras limpiamos sus vómitos con serrín.

Manuel Castells y Rafa Hernando: sonrisas y lágrimas

El Ministro de Universidades, Manuel Castells, se presentó en el Senado vistiendo una camiseta que reclamaba la igualdad de derechos. Un atuendo que despertó la mofa de Rafa Hernando.

De fakes, horteras y consentidos

De los periódicos que publican desde una supuesta "certeza" basada en fuentes oficiales, a las fake news, va un abismo.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.