Los errores de Quim Monzó

La historia de la literatura también tiene una parte dedicada a los rumores y al cotilleo, donde se sabe que Quim Monzo ha tenido que dejar el gin tonic para no quedarse sordo a causa de la quinina de la tónica. Lo dijo Roser Porta en el Diari Segre, febrero de 2000, y ahora lo repito yo.

Opinión | 31 de enero de 2010
Cordelia Colby

El pasado jueves, en el programa radiofónico "El Mon a Rac1" de Jordi Baste, Quim Monzo puso a parir a una prestigiosa periodista que "según él" había hecho un directo sobre Ferran Adrià, pronunciando hasta tres veces su nombre y apellidos al tiempo que la calificaba como "la incomparable pobre chica cuyo catalán es siempre un desastre en todas las crónicas que hace y que vivir en Madrid no es una excusa porque otros profesionales lo hacen bien".

Vamos a ver, Quimet: Has metido la pata hasta el fondo quedando a la altura del betún, del mas puro betún catalán anormalizado con cuatro barras a chorro de yema de huevo y ket chup cuando hablas de "Ferrán Adrián" en lugar de "Ferran Adrià" como corresponde. Anda que no, Quimet. Le dice la sartén al cazo: Quita, que pringas. Y pringado estas, porque la periodista que has nombrado no es la que realizó el reportaje. Estás mal informado o se te va la pinza, y donde las dan, las toman. Si hablas de Adrián, pues será Fernando.

Y si dices Adrià, será Ferran. Pero si osas hablar de alguien a quien le imputas un reportaje que no ha hecho para ponerla a caer de un burro, haz el favor de rectificar pidiendo disculpas, que es asunto de sabios, y díselo a quien corresponde, no a ella. Te has equivocado de chica. ¿Será por la quinina?.

La cosa tiene arreglo, hombre. Si respetas y espetas, aprovecha tu momento y aclara tu lado oscuro.

Te dejo con un autentico Fernando. Y me quedo con una profesional como la copa de un pino, del que probablemente te has caído, para confundirla con otra cuyo catalán deja mucho que desear.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.