¿España?

No hicimos el suficiente ridículo el año pasado con aquel chiquilicuatre de marras del que nada más se supo porque tampoco daba para más, ni menos.
Anoche se planteaba un largo debate sobre la descalificación de Karmele en Eurovisión, y encima resulta que ha sido la noticia más leída en interntet. Cientos de miles han clickeado en semejante majadería, llevados por lo hortera en su mas álgido puntazo.

Opinión | 28 de enero de 2010
Cordelia Colby


El termino ?friki?, que no tengo ni la mas remota idea de donde ha salido, es lo mismo que charna, cateto del mas allá, vulgar donde los haya y tirititran. Que fuerte, colega. ¿Es esto lo que somos, lo que pedimos? . Porque hablamos de mayoría aplastante, la misma que ha encumbrado a personajes de lo mas cutre presentados y aclamados a diario por las cadenas de mayor audiencia, y la audiencia manda.

¿Dónde queda Haiti, el paro, la crisis?? ¿O será que nos distraemos con este tipo de estupideces apadrinadas por productoras, casas de discos y demás?

Me importa un carajo si lo de Karmele es o no una injusticia. Simplemente es ofensivo semejante planteamiento. Somos los nuevos tercermundistas con sub cultura de contraportada, botellonazo incluido. Un horror.

Esa cancioncita, por llamarla de alguna manera, solo es aceptable si estamos todos borrachos y nos da por caricaturizar la más corta de las noches retocandonos el maquillaje en un after ciegos de todo tipo de sustancias.

Peor que el karaoke, vamos. Gilipolleces las hemos hecho todos, por supuesto. Pero que una periodista se ofrezca para oficializar semejante bodrio aprovechando el tirón mediático que le asiste a diario en el programita (adecuado nombre, dicho sea de paso) ?Sálvame?, es ?como diría mi madre- , de juzgado de guardia. Pues nada, vamos todos a dar palmas, a reventar internet para reivindicar el esperpento, charanga y pandereta, ole, ole, ole

Esto no es España. Lo juro por mi Versace.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.