Operación Pretoria

La operación "Pretoria" (me encantan los nombrecitos, bautizados como a los huracanes) contra la "supuesta" corrupción urbanística en Barcelona y Madrid -al fin juntos, que cosas, aliados para los mejores fines, quien lo iba a decir- en la que los nueve detenidos fueron trasladados a Madrid desde Sant Andreu de la Barca, donde han pasado un par de noches en los calabozos.

Opinión | 30 de octubre de 2009
Consuelo G. del Cid Guerra

Vamos con la peña de mangantes:

-Lluis Prenafeta, ex altisimo cargo de la Generalitat.

(mano derecha de Jordi Pujol, imputado por los casos Huarte y Grand Tibidabo).

-Macia Alavedra.. idem

(ya implicado en los años 90 en diversos casos de corrupción, aunque nunca llego a ser procesado).

-Bartomeu Muñoz, alcalde de Santa Coloma de Gramenet

(en 2003, la Sindicatura de Comptes detecto irregularidades en distintos aspectos de su gestion).

-Manuel Dobarco, teniente de alcalde y concejal de urbanismo de Sta Coloma.

-Pascual Vela, Director gerente de servicios.

-Luis Garcia, ex diputado del PSC.

(imputado por estafa cuando presidía la inmobiliaria AGT, y tambien acumulaba denuncias por apropiacion indebida. El caso fue archivado en 2001).

-Josep Singla, empresario, Inmobiliaria Proinosa.

-Luis Casamitjana, presidente del grupo inmobiliario Espais

-Manuel Carrillo, consejero delegado de Limasa Mediterránea, empresa de servicios de limpieza.

También se relaciona al abogado catalán Petrus así como a varios bufetes, a raíz del sumario BBVA Privanza, cuyo presunto fraude investigado en 2007, condujo hasta el paraíso fiscal de Jersey.

Trafico de influencias, blanqueo de capitales y cohecho

Así las cosas, aquí no se salva ni el apuntador. Derecha, izquierda, delante, detrás, un, dos tres... como la añorada yenka, baile que por cierto, debido la escasa necesidad de espacio, podrán bailar en los "chabolos" -si es que ingresan, claro- a modo de expresión corporal y recordando aquel soñado paraíso fiscal. Y es que para ellos, los nuevos "Pretorianos", sus sueños pueden hacerse realidad en dos patadas, siempre y cuando se encuentre uno bien situado, perfectamente rodeado, carente de escrúpulos y con la manga muy ancha. Pero es que tanto PP como PSOE se están cubriendo de gloria. Ya no se trata de generalizar con eso de que "el poder corrompe", no. Es que el poder se rompe, y con ello este país se cae a pedazos, victima de l una desoladora desconfianza, desamparo, desorientación y crisis. De valor-es humano-económico.

Mientras tanto, el Parlament se ha desvinculado de las alertas sobre las irregularidades, y CIU ha decidido no debatir el informe en el Parlamento por "exceso de asuntos en el orden del día", y alega que con la normativa en la mano, su obligación se limita a "conocer" las anomalías pero no a actuar sobre ellas.

La operación Pretoria arranca hace nueve años, y a medida que se averiguan nuevos extremos va obteniendo sus frutos (es decir, afloran los chorizos). El juez Garzón dispone de grabaciones telefónicas de los veteranos dirigentes Macia Alavedra y Lluis Prenafeta que probarían la presunta participación de los detenidos en una operación urbanística. El ex diputado socialista Lluis García, gano unos dos millones de euros en dos años gracias a la precalificación de unos terrenos.

No hace muchos años, en una ocasión me dijo un abogado: "Todo buen empresario tiene que tener penales". Creí que se trataba de una broma, pero voy dándome cuenta de que tenía razón.

Por si fuera poco, el honorabilísimo Jordi Pujol atribuye el escándalo Félix Millet a que "todos nos despistamos", insiste en que las grandes estafas son resultado de "un gran despiste fruto de la confianza, la desidia y la comodidad".

También aparece un sastre y un ordenanza en los programas del corazón, además de un comisario de policía que cobraba hasta dieciocho mil euros por tramitar invalideces -supuestamente- fraudulentas, como la de la mama de Maria José Campanario, esposa legal vigente del torero Jesulin de Ubrique.

Yo es que por mucho que me despiste no me salen ni cinco euros debajo de las piedras. Ni a mi ni al resto de los ciudadanos -supuestamente- en condiciones, pero entre tanto ladrón oficial, con cargo y sin cargas, sospecho que vamos a tener que comulgar con ruedas de molino. Entre los que son casi ancianos y su tercera edad les impide cumplir condena carcelaria (aunque con sus cinco sentidos geriátricos han estando mangando a sus anchas) mas las futuras depresiones de los convictos, taquicardias, posibles infartos o enajenaciones mentales que sin duda van a tener, pues pelillos a la mar. Si para el que fue nuestro honorable President el caso Millet es un "despiste", vamos apañados. El problema es que todo esto se acabara normalizando con una cortina mediática de humo y cada vez estamos mas cerca de la vergüenza, puesto que el delito es una condición sin importancia para los desmemoriados, puede que debido al exceso de trabajo o de euros.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.