Wallis Simpson

Wallis Simpson

Wallis Simpson, Duquesa de Windsor. De su primer matrimonio Wallis Spencer y del segundo Wallis Simpson. Como en el caso de Camilla Parker, no era una mujer para perder el sentido físicamente hablando. Delgadísima y de rasgos duramente angulosos, aunque poseedora de un magnetismo encantador muy a lo Gala Dalí. Distinta. Y probablemente por ello y con ella tuvo lugar la historia de amor del siglo.

Opinión | 02 de septiembre de 2009
Consuelo G. del Cid Guerra

Natural de Pennsylvania, Estados Unidos, nace un 19 de Junio de 1896

Conoce a Eduardo VII durante una cena, acompañada por su marido Ernest Simpson. Ahí nace una relación que provoca su divorcio poco tiempo después.

EN 1936, Eduardo VII anuncia su matrimonio con Wallis. Americana, divorciada y plebeya. El hecho provoca una gran crisis monástica y la rotunda oposición de la iglesia anglicana, el parlamento británico y la familia real.

Wallis decide dejar Inglaterra para ir a Francia, al no poder soportar la presión y las criticas. Sin embargo, Eduardo VII, firme en su decisión, firma un acta de abdicación de la corona, discurso que se escucho por radio con estas palabras:

"Todos vosotros conocéis las razones que me han inducido a renunciar al trono. Quisiera haceros comprender que, al tomar esta resolución, no he olvidado en absoluto al país o al Imperio, a los cuales, primero como príncipe de Gales y más tarde como Rey, he dedicado veinticinco años de servicio. Pero podéis creerme si os digo que me ha resultado imposible soportar la pesada carga de la responsabilidad y desempeñar mis funciones como Rey, en la forma en que desearía hacerlo, sin la ayuda y el apoyo de la mujer que amo. Deseo, asimismo, que sepáis que la decisión ha sido mía y sólo mía. Era una cuestión sobre la que debía juzgar únicamente por mí mismo. La otra persona afectada de modo directo ha intentado, hasta el último momento, persuadirme en el sentido contrario".

Se dice que Wallis rompió a llorar al escuchar el discurso. Antes de la boda, el servicio secreto británico hizo correr el rumor de que ella mantenía una relación paralela, información que llego a oídos del abdicado del Rey.

Pese a todo, contrajeron matrimonio el 3 de Junio de 1937 en el Castillo de Cande, cerca de Tours, Francia, ante un reducido grupo de amigos y una tía de Wallis venida de Baltimore.

Por esta unión se convierte en Duquesa de Windsor, pero jamás tuvo tratamiento de ?Alteza Real?, ante la negativa de la casa real inglesa, hecho que disgusto mucho al Duque de Windsor.

Vivieron en Francia. En 1972, la muerte de Eduardo VII sumió a Walllis en una profunda depresión, se retiro para siempre, sola y olvidada, hasta el día de su fallecimiento, en 1986.

Años más tarde, una biografía sobre la Duquesa asegura que Wallis era en realidad un hombre. Quienes la conocieron hablan de ella como una mujer extraña, rodeada de misterio, con los pies y las manos demasiado grandes, la mandíbula cuadrada y un aire completamente masculino. Se trata de Michael Bloch, un británico que trabajaba en Paris editando la correspondencia de los Duques de Windsor. Cuenta en el libro que un conocido medico de Londres le advirtió de que Wallis era un hombre Al parecer, una malformación genética llamada síndrome de insensibilidad andrógina, hacen que las mujeres que la padecen crezcan grandes y robustas pero carecen de órganos reproductivos.

Además, solo sometiéndose a una intervención quirúrgica pueden mantener relaciones sexuales completas. En efecto, Wallis no podía tener hijos, pero esa se convierte en la única evidencia.

El biógrafo habla también del que fuera su mejor amigo, Herman Rogers, según el cual Wallis seguía siendo virgen a pesar de sus tres matrimonios.

Otros, como Winston Churchill, afirmaron que ? la relación entre ellos eran psíquica mas que sexual y solo sensual en ocasiones?.

Georges, el que fue su mayordomo, afirma que compartían la cama pero no mantenían relaciones sexuales.

Como factor añadido, las amistades de la duquesa con artistas y escritores homosexuales (Somerset Maugham, Cecil Beaton o Noel Coward oJimmy Donahue, elheredero del imperio Woolworth. )

Al Duque de Windsor se le bautizo como ?El Rey Traidor? por sus supuestas alianzas con la Alemania nazi. Al parecer. Estaba fascinado por Hitler desde la Segunda Guerra Mundial, y llego a pensar en traicionar a su país para recuperar el trono. Nadie ha podido demostrar jamás esta acusación.

La estela de Wallis Simpson sigue brillando después de su muerte. En 2003 se hicieron públicos unos documentos oficiales que datan de los años 30 que revelan la existencia de un amante, Guy Marcus Trundle, vendedor de coches Ford. Un tipo guapo, seductor y gran bailarín.

En su día, el FBI identifico a otro amante, nada menos que el embajador alemán en Londres, Joachim Von Ribbentrop, mas tarde ministro de Exteriores de Hitler. Según el Washington Post, este llego a enviarle diecisiete claveles rojos como símbolo de las veces que se habían acostado juntos.

Eduardo VII, tras su abdicación, fue forzado por el gobierno británico a permanecer en el exilio, bajo amenaza de retirarle sus ingresos. Reino durante apenas once meses, entre Enero y Diciembre de 1936. El trono fue ocupado por el príncipe Alberto, hermano de Eduardo y Duque de York, quien reinaría en adelante como Jorge VI.

Los restos mortales de Wallis Simpson fueron repatriados a Inglaterra, donde la reina Isabel preparo una sencilla ceremonia a la que se negó a acudir aunque se vistió de negro. Nunca disimulo su aversión hacia la Duquesa de Windsor.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.