Indignación

Escribo sobre un suceso acometido en mi ciudad, la desaparición y muerte de una chica de 17 años llamada Marta del Castillo. Hay reflexiones que hacer con respecto a este tema ya que toda la culpa es por supuesto de la persona que la ha matado, pero y ¿la responsabilidad, es sólo de esta persona o también de todo lo que rodea a esta chica?

Opinión | 22 de febrero de 2009
Carmen Melirene

Nos encontramos ante una chica, como tantas otras de esa edad que está educada para ser mayor de lo que le corresponde por edad; se cita con un chico que anteriormente le había demostrado ser algo celoso y agresivo e incluso se dirige al domicilío de dicha persona sola, sin que nadie le acompañe, porque en su creencia ya es mayor para saber afrontar lo que puede suceder en una casa con una persona agresiva, pasa lo que pasa, y si el chico en vez de haberse asustado y arrojar el cádaver con ayuda de otros compañeros, hubiera hecho lo que un chaval bien educado y con las ideas claras y que en un momento de descontrol hace una acción que acaba en tragedia, llamar a la policia, hoy no sería una alarma social este hecho, sino que habría pasado a ser un homicidio involuntario y santas pascuas, unos años en la cárcel, y salida por buen comportamiento; ahora le caerá todo el peso de la ley por no haber sabido actuar en esos momentos ni haber encontrado a nadie que le indicara lo correcto.

La sociedad, toda ella, se debería de preguntar si estamos educando ó solo estamos teniendo hijos para resguardar dicha sociedad que se resquebraja con monstruos adolescentes que a base de violencia ya no distingue el bien del mal y cree que todo es película de acción sin consecuencias, sino ¿cómo un chaval va a matar a una chica y luego con total impunidad la tira al rio?, son sólo reflexiones de saber decir "no" cuando la ocasión lo requiere en vez de darle a nuestros hijos todo lo humanamente posible sin hacer que en ellos haya ni un ápice de realidad humana.
Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.