Me lo dijo Pérez

Me lo dijo Pérez

Vox ha hecho bueno al Partido Popular, que ahora se nos antoja un mal menor sin fuerza propia. Quién nos lo iba a decir.

Opinión | 23 de septiembre de 2020
Consuelo G. del Cid Guerra

España, más dividida que nunca en pos de actitudes y discursos cuyo tinte violento asusta al mismísimo miedo. Quienes no han vivido la dictadura arrojan sermones varios sobre todas las cosas, apostados en su propia razón y colgados de las redes sociales a modo de pantalla y micro. Vox ha hecho bueno al Partido Popular, que ahora se nos antoja un mal menor sin fuerza propia. Quién nos lo iba a decir.

Los vómitos racistas, el desprecio al inmigrante, la criminalización okupa y a todo movimiento urbano cuya tribu se mantiene como puede frente al enemigo sobre la ley de un deseo que apenas sobrevive.

La cultura abandonada, presa de una situación límite donde no canta gallo alguno. Y ahora, ante nosotros mismos, frente a frente, repito lo dicho: el final del verano supone la conclusión de todas las vendas en los ojos y mascarillas sobre narices, boca y demás. No hay dinero.

El país agoniza ante una crisis económica irrepetible, producto de la pandemia.

La muerte de la empresa cuya pena pasa por millones de trabajadores en paro y sin esperanza próxima. Una rebelión tímida se avecina sin remedio, porque la gente protesta cuando se tienen carencias. Asaltos a supermercados, movimientos populares en masa y protesta general. Ni siquiera la huelga tendrá algún sentido puesto que no hay empleo.

Ríanse ustedes, todos, de aquellos indignados presos del descontento que inundaron las plazas en su día. Pero de eso parece que ya no se acuerda nadie.

Inundados de falsos profetas, descubridores del grano y la pus ajena, salvapatrias frikis, voceadores infernales seguidos por legiones de ágrafos irremediables, compartidores de bulos que se cabrean mucho cuando se censura una publicación: falsa noticia que desde la lógica contiene una sarta de mentiras creídas sin más porque les viene bien.

Son seguidos por legiones de incultos dignos de diván psiquiátrico, cuyas faltas de ortografía delatan el nivel, pero no importa: son de "tolosa" porque "tólosaben", y no vale la enmienda y menos la discusión, que acostumbra a terminar en amenaza seguida de insulto zafio y barriobajero.

Ellos, los captados por VOX, partido que se aprovecha de ese agujero básico donde -al parecer- no existe pueblo alguno que mantenga ya ni un solo tonto y rompen las filas del voto atrás entregado no se sabe dónde y menos a quién.

- Y eso... ¿cómo lo sabes?

- Me lo dijo Pérez. Pero ya no se hace llamar así, ahora es "Luminati Tercero". Tiene millones de seguidores en su canal de YouTube, le han amenazado de muerte y está a punto de ser fichado por el Centro Nacional de Inteligencia.

Pues eso.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.