Torra confirma que es independentista, diputado, President y que el TS y la JEC le comen los h**v*s por detrás

Torra confirma que es independentista, diputado, President y que el TS y la JEC le comen los h**v*s por detrás

El President Quim Torra afirma que no hay cambios, que es diputado, que es President y que no deja de ser nada digan lo que digan la JEC y el TS.

Opinión | 23 de enero de 2020
Pere Borràs

La onda expansiva del choque institucional va ser de órdago. No es un tema menor ni mucho menos. Estamos asistiendo a una guerra de competencias entre instituciones que juega con todas las papeletas para terminar como el rosario de la aurora. Lo que está en juego ya sobrepasa la medida de la salud democrática del estado y parece más el adrenalítico juego de la ruleta rusa que un mero tema politcojudicial.

Recapitulemos:

Torra cuelga un cartel reclamando derechos humanos.
La JEC decide que Torra deja de ser diputado.
El Parlament reafirma a Torra como diputado y President.
Torra pide medidas cautelarísimas por prudencia.
El TS dice que se las meta por donde no sale el sol.
Torra confirma que sigue siendo diputado y President.
Torrent no dice nada porque aún no ha salido del baño; por algún motivo, tiene cagarrinas.

La candidez del President contrasta con los huevos que le echa al asunto, al César lo que es del César, porque hay echarle bemoles para tomar por el pito del sereno a un órgano compuesto por jueces que a su vez están en el Supremo viendo cómo se las gastan, y si no que se lo pregunten a los presos políticos.

Si finalmente el Parlament se hace valer, nos enfrentaremos a una situación explosiva en la que un gobierno legítimo sigue adelante sin atender al poder judicial. El gobierno central no podrá desatender esta situación y tal vez tenga que intervenir. ¿Y cómo se interviene un gobierno? Lo vimos hace poco y podría apuntar a que asistamos a una repetición de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, con lo que se consolidaría la costumbre de privar de sus competencias a gobiernos elegidos democráticamente. Bonito, no va a quedar.

Esto sucede mientras la ONU le echa la bronca de su vida al estado español precisamente por estos temas, así que tal vez las consecuencias que puedan derivarse de este asunto terminen desembocando en un suicidio estatal que, dicho sea de paso, ya fue previsto hace décadas por las matemáticas de la historia nacidas de la mano de Deulofeu.

Tal vez, sencillamente, es algo que tenía que pasar.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.