Adiós, gran hermano

Adiós, gran hermano

Se acabó el chollo. Gran hermano se quedó sin gasolina: la inmensa mayoría de las marcas han retirado su publicidad.

Opinión | 20 de diciembre de 2019
Consuelo G. del Cid Guerra

Coto Matamoros y Pepe Herrero han triunfado en el país de nunca jamás, donde el poder no manda y se aplasta al gigante aparentemente imposible con una campaña demoledora a través de twitter: Carlota, no estás sola.

La violación en directo a una concursante en 2017, sin que el programa hiciera absolutamente nada; causa agitada cual molotov cibernético, ha sido condenada por decenas de miles de personas que -unidas a la protesta-, han conseguido -entre todos-, cargarse el formato en menos de quince días. Y es que la unión hace la fuerza cuando los personajes tienen el suficiente tirón y les sobra cerebro.

El rebelde con causa que abandonó la televisión en su mejor momento, y el ganador de una edición: amigos para siempre.

Esta noche, la final del VIP de marras. Se ha convocado una manifestación a las 19h frente a las instalaciones de Mediaset autorizada por la Delegación del Gobierno.

Mientras tanto, la cadena calla. Como si no pasara nada. Desde el silencio cobarde que le caracteriza, veremos cómo se las ingenian para tapar los gritos de los manifestantes. Solo el periódico El Mundo (que no ha parado ni un momento), publica la noticia. Porque lo es, aunque el resto se pire por la puerta de atrás haciéndose el lerdo.

Que sí, que os la han dado, que se han cargado la gallina de los huevos de oro, que de boicot nada: libertad de expresión. Y desde ella, que se desliza y atropella, viva la gente. Los verdaderos apropiadores de una audiencia vomitiva y el patio de su corrala, a grito pelado, chisme viene y así nos va.

Broncas varias, disfrazados de abeja o de lo que se tercie, reyes de pacotilla por un día en busca del siguiente, haciendo caja.

La audiencia ha decidido que debe quedarse sin casa su Gran Hermano for ever por una cuestión de honor que es de justicia. Y Carlota no está sola.

La función empieza ahora: acudid a las puertas de Mediaset.

 

Recomendamos