Ana Garrido, la mujer que destapó la trama Gürtel

Ana Garrido, la mujer que destapó la trama Gürtel

Mantiene una serena belleza, no le tiembla el pulso, tampoco la voz, y mira a los ojos. De frente. Su nombre es Ana Garrido, la mujer que ha destapado la trama Gürtel.

Opinión | 28 de marzo de 2015
Consuelo G. del Cid Guerra

 

Estudió magisterio, además de psicología. Ha trabajado en colegios como profesora y ha sido educadora de calle para el Ayuntamiento de Madrid hasta que llegó al de Boadilla del Monte en calidad de animadora y formadora juvenil. Superó con éxito las pruebas de selección, trabajó tres años en el Ayuntamiento de Boadilla. Tenían que "hacerla fija", y la entidad optó por el famoso "truco del almendruco": Despedir para contratar de nuevo. Tras pasar por dos oposiciones, consolida su plaza como Coordinadora de Juventud, para llegar a ser Técnico de Juventud en Comisión de Servicios. Nadie le ha regalado nada. Ana está hecha a sí misma y no es una persona dispuesta a callar ante las injusticias. Empieza a contemplar serias irregularidades cuando se le asigna un Proyecto de Construcción que se adjudica a la empresa Ortiz.

-Yo revisaba la obra. No cumplían los mínimos requisitos. Protesté, solicitando lo que se entiende por un modificado. Un arquitecto de la constructora Ortiz, me dice que no se pueden hacer modificados, porque el alcalde ha pedido una comisión más alta.

Arturo González Panero, alias "el albondiguilla", entonces -todavía- alcalde,  le encarga la coordinación de Summercase, un macro festival que tuvo lugar en Barcelona y Boadilla del Monte. Se convoca una reunión Elena Sánchez, ex mujer de Juan Costa, de la Diputación de Valencia, adjudicando sin más a la tan excelsa ex una parcela de cien mil metros cuadrados, otorgando, además, la correspondiente explotación durante diez años a coste cero, sin que Elena Sánchez aparezca siquiera como firmante de la empresa y permaneciendo en la sombra.

-En 2007 me pregunto ¿pero qué pasa, qué es esto?... empiezo a recibir serias presiones para contratar y adjudicar. Hablé con el alcalde, le dije, textualmente: "Yo no soy la persona adecuada para manejar esto", y su respuesta fue: "Lo entiendo perfectamente". Hablé con algunos de los concejales, que estuvieron siempre contentos conmigo. Ellos, los concejales, me dicen : "Estamos hartos de contarlo en Génova y no nos hacen caso".

Toda la pasta de las mordidas era para los alcaldes y el Partido Popular. Se mandó una carta anónima (por miedo a posibles represalias) a Esperanza Aguirre en la que se manifestaba abiertamente el enriquecimiento personal del Alcalde, de situaciones laborales supeditadas a "colaboraciones", sueldos duplicados si se pasaba por el tubo y funcionarios corruptos. Esperanza hace llegar la consigna de mover el asunto por los medios de comunicación.

-Intentaron comprarme con mucha sutileza. He llegado a recibir hasta cuarenta amenazas diarias, misivas en las que se me acusa de estafadora, de que me lo invento todo para obtener dinero. Me han reventado tres veces la cerradura del coche. Lo he denunciado todo y ni siquiera han abierto diligencias. Y lo más grave: Intentaron tirarme a la cuneta cuando un coche de cristales tintados maniobraba al respecto contra mi propio vehículo.

Le obligaron, también, a contratar "por la cara" al famoso cantante Alberto Comesaña, ex componente del grupo "Amistades peligrosas" -y nunca mejor dicho-. Comesaña, afiliado al PP y amigo del Alcalde, mire usted.

-Pregunté por qué no se efectuaba una selección, por qué había que contratarle sin más como promotor de actividades culturales por treinta mil euros anuales. No sólo no obtuve respuesta alguna sino que recibí una llamada del Alcalde diciendo que había que aumentar la cantidad a Comesaña.

Empieza a ser degradada, le hacen el vacío, su salario se reduce sensiblemente sin más explicaciones mientras que el de otros es duplicado sin razón alguna, pasa por un largo proceso de humillación, la cambian de despacho y es obligada a entregar el teléfono móvil. Un mobbing evidente en manos de chorizos profesionales.

-Y mi jefa, Olivia García Moyano, con un gesto terriblemente sarcástico, dijo: " El que ríe el último, ríe mejor".

Mientras tanto, contempla cómo a la amante del Alcalde (Alicia Vallejo) es nombrada Jefa de Contratación. Tanto contrató esa Alicia en las maravillas de Boadilla del Monte -allí donde la cabra tira- que consigue reventar el matrimonio y actualmente son ya pareja.

-Entré en un proceso depresivo. Era insoportable. Tenía que demostrar que aquel Alcalde es un corrupto. Nunca se me pasó por la cabeza que yo podría destapar la trama Gürtel. Me aconsejaron acudir a Manos Limpias, y allí denuncié. En 2009 presenté un amplio dossier con todos los imputados. Baltasar Garzón se encontró con mi dossier y una serie de grabaciones realizadas por otra persona. No podía más, decidí pedir una excedencia y me fui a Costa Rica.

Descalza, en plena naturaleza, se buscó la vida cavando zanjas, como cajera de comercios, ama de llaves y jardinera. Asumió una expatriación forzosa, se quedó sin nada, con toda la presión, moral y física, sobre conciencia y espalda.

-Al inicio de la crisis, me decido a volver. En Boadilla había un nuevo equipo de Gobierno encabezado por Antonio González Terol. Regreso a mi trabajo cuando todo había salido a la luz y se levantó el Secreto de Sumario. Pero de nuevo sufrí la humillación y el brutal acoso. Esta vez ya no estaba dispuesta a soportar más, y en abril del 2013 decidí denunciar al consistorio por mobbing. Gané el jucio y dejé para siempre el Ayuntamiento de Boadilla del Monte. Sin embargo la sentencia aún no se ha podido ejecutar, ya que el Ayuntamiento de Boadilla continúa recurriendo con dinero público para prolongar mi desgaste psicológico y económico, sorteando por otro lado,  el posible fracaso electoral.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.