Pongamos que hablo de Madrid

Ahora saldrán todas esas voces que se dicen de la experiencia, para reírse de los que han creído en un final feliz de MADRID 2020. Un final como esos que anuncian los breves de los periódicos en la parte de relax. Sí, algunos esperábamos sentir una placentera sensación de bienestar y orgullo, aunque sabedores de que sería un triunfo agridulce y prostituido rodeado de politizados intereses y corruptelas de pasillo de Congreso.

Opinión | 11 de septiembre de 2013
Stella Ibáñez

Una disputa interna entre la felicidad de sentirnos en cierto modo ganadores y la emoción oculta de reconocer que tenemos los mejores actores de la historia disfrazados de alcaldesas y Presidentes.

Pero nos topamos con un Comité infranqueable, coherente , y con la mosca delante de la oreja revoloteando cerca de su inteligencia para soplarle la realidad de una paupérrima España.

¿A quién queremos engañar?

Tenemos unos deportistas exportables. Triunfadores con capacidad suficiente para subirse a pódiums. Atletas de fondo que tiene que lidiar contra todos los pronósticos y liderar clasificaciones impensables.

Los mismos que en muchas ocasiones tienen que pagarse su propio sudor, como contrapartida a la falta de presupuesto estatal.

Los verdaderos damnificados de los objetivos de un lobby político alejado de la realidad.

¿Cómo nos atrevemos a presentar un proyecto OLÍMPICO ante el Mundo?

Pues con la misma desfachatez que nos dicen en rueda de prensa que nuestra economía crece y ya tenemos 31 parados menos.

¿Cómo nos conformamos con este espectáculo de monologuistas de único discurso y creciente descrédito?

Siempre podremos echarle la culpa al COI. Claro, ellos decidieron.

Qué listos. Y pensaban que se la íbamos a colar.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.