Mira Ana que te Mato

Mira Ana que te Mato

Se estudia añadir el número de mujeres heridas por violencia machista al recuento de víctimas, pero sólo tendrán esta consideración las que permanezcan en el hospital más de un día. Esa es la nueva estadística de Ana Mato, mujer, 53 años, Ministra de Asuntos Sociales e Igualdad del Gobierno de España. Hermana del -también- político Gabriel Mato. Vicepresidenta del Partido Popular. Separada de el ex alcalde de Pozuelo de Alarcón, Jesús Sepúlveda, imputado en la trama Gurtel.

Opinión | 23 de julio de 2013
Consuelo G. del Cid Guerra

Madre de tres hijos. Y Ana Mato dice que anda estudiando el número de mujeres heridas por violencia machista. Anda, también, en el recuento de víctimas, una por una, sobre todos sus papeles. Los que le llegan, los que están en su poder y los que habrá perdido bajo los efectos de su mandato, poca o mucha sustancia y clara enajenación social.

Ese recuento milimétricamente militarizado bajo el recuerdo de aquel viejo General que, junto con Sor María, en sus alturas, resucitan los más bajos fondos, los de antes, los de toda la vida. Las matan porque son suyas. Las pegan -son sus maridos- bajo el débito conyugal.

Con ello, Ana Mato pretende obtener una radiografía más exacta y precisa del número de víctimas que padecen malos tratos. En ese -insisto- recuento radiográfico se excluye lo siguiente:

  • Bofetadas que no dejan huella.
  • Palizas con toallas mojadas (ejercicio policial frecuente en las antiguas comisarías franquistas)
  • Piernas, brazos, clavícula, naricess o mandíbulas rotas.
  • Ojos morados e hinchados.
  • Empujones, patadas, escupitajos en plena cara.
  • Dientes y labios patidos.
  • Mordiscos, pellizcos, quemaduras de grado pequeñito que no desfiguran del todo.
  • Crisis de ansiedad y pánico. Ataques de histeria.
  • Anorexia nerviosa.Bulimia.
  • Transtornos del sueño.Desorientación.
  • Brechas y cortes.
  • Intentos de suicidio de los que no te matan pero te quieres morir.
  • Insultos, vejaciones, desprecio. Maltrato psicológico indemostrable. Persecuciones, acoso.

29 mujeres muertas en 2013. Muchas de ellas no pasaron por hospital alguno, es decir, sólo cuenta el cadáver. En ninguno de los casos anteriormente expuestos se precisa un ingreso hospitalario de 24 horas: Ellas tampoco cuentan. Por tanto, se trata de andar con las tripas en la mano y un ojo fuera para que te hagan caso, como en los viejos tiempos.Ana Mato ignora y olvida, quita y pone a su antojo el soberano despojo que representa como mujer, madre, esposa o ex esposa, mandataria por su partido popular, que parte de cero en esta nueva estadística. De cero. Somos un cero a la izquierda, la que tanto detesta y protesta. Un cero cuyo círculo cierra ella porque le parece bien. Un cero lleno de muertas, enfermas, deformadas fisicamente, atemorizadas, temblorosas y con el rostro cubierto de unas lágrimas que van mucho más allá de la tristeza.

Como no ha sido suficiente el hecho de privar a mujeres solteras o lesbianas a tratamientos de inseminación artificial, esa limpieza social emprendida por Ana Mato nos indica ahora cómo, cuándo y cuánto nos pueden pegar, apuñalar,maltratar y destrozar. Necesitamos 24 horas de hospitalización para ser creíbles, constar en el recuento estadístico que con tanta ambición emprende esta mujer que debería verse irremediablemente obligada a dimitir en el acto.

-Mira Ana que te Mato... -dijo el maltratador-.Y la mató.

 

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.