Bárbara Rey-na

Bárbara Rey se despacha a gusto sobre Corinna diciendo que tiene poco pelo, será por la menopausia, entre otras cosas. Celosa y osada,sus memorias verán la luz en breve, y veremos entonces si tira de la manta como corresponde.

Opinión | 06 de mayo de 2013
Cordelia Colby

Ha denunciado a Morton,el biógrafo hijo de la Gran Bretaña,que en su libro afirma que nuestra Rey-na,cobró del Gobierno hasta el año 96 como precio al gran silencio,la mudita que nunca,hasta la fecha, ha hablado sobre su relación con Juan Carlos. Este es el momento perfecto, y creo que debe aprovecharlo. Ojalá no se bañe en medias tintas, ojalá hable, ojalá se decida de una vez por todas a contar su misterio. Dice que la verdad sólo la sabe ella, y que nunca le ha dado la gana de decir si es verdad o mentira. Un amigo escritor me contó que puso a su hija el nombre de Sofía en honor a la cornuda más grande de España. Pobre muchacha,convertida en "Misofi" por su madre, que la crió en un circo y ahora se desintoxica de excesos varios. Nuestra Rey-na no tuvo una vida fácil. Su matrimonio con el gran domador de leones fue un infierno. Ella, tan larga como bella, se rebeló como pudo y ha sacado adelante a sus hijos sola. Tiene un carácter fuerte, se reconoce dura y su imagen es mucho más querida que la de Juan Carlos. Bárbara no ostenta corona pero es nuestra Rey-na, Totana debería condecorarla y poner una calle a su nombre.Vamos, que Corinna,a su lado, no es nadie, por princesa que insista en llamarse Alteza. Yo le deseo suerte a nuestra Rey-na, porque se la merece, y me va a faltar tiempo para leer su libro, que devoraré con la misma fiereza de los leones de Cristo.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.