Sandra Mozarowsky, pero que todos sepan que no ha muerto

Sandra Mozarowsky, pero que todos sepan que no ha muerto

Lo que está sucendiendo aún no es historia pero falta una chispa. Puede que la encendida por esa princesa alemana que posó hace muy poco con aires de grandeza. Me recordó, en sus tiempos, a Diana. En la idem ha dado la muchacha largando lo justito, asesorada y bella, manoletinas negras incluídas vaya usted a saber si por los toros, el torero o lo que brinda.

Opinión | 22 de marzo de 2013
Consuelo G. del Cid Guerra

Andrew Morton, biógrafo de lujo, será entrevistado el próximo sábado sobre su libro. El Rey y las amantes. Nombres que ya sabemos, otros que nos suenan, y uno, especialmente uno, cuya excelencia brilla con datos ya confusos tras hacerla desaparecer físicamente.Morton la nombra de pasada y muy pocos hablamos sin tapujos al respecto.

Era menor de edad -ojo al dato-. Estaba -presuntamente- embarazada. Y a partir de este momento todo tiene que ser supuesta y presuntamente, porque ya no se calla, se censura lo justo y el campechano se encuentra en la boca de todos los estómagos. Le hemos perdido el respeto a la Corona. Entre el yerno y Corinna, los últimos de unas filas en exceso mancilladas que no perdonan ficha. La que se comieron, la que se movió en su día y la que se compra para esconder en el bolsillo.

Sandra Mozarowsky era la Ornella Mutti española. Una actriz de destape que prometía todo.Una -supuestamente- leyenda urbana que se puede leer en un libro que no es mío: http://consuelogdelcid.blogia.com/2012/010401-jaque-al-rey-sandra-mozarowsky.php.

Nadiuska fue la anterior o la siguiente, que no se sabe del todo. Y también quería hablar. Sobre ella se impuso esa ley del silencio a fuerza de presión insoportable. Tanto, que su enajenación mental supuestamente legal y ya no transitoria, la dejó fuera de juego.

Dicen que la Reina ha sido educada para aguantar eso y más. Sin embargo y pese a todo, la creo maleducada y el peor de los ejemplos. Lo siento, se ha equivocado, pero volverá a ocurrir. Corinna ¿por qué no te callas?. La justicia es igual para todos. Demos cartapacio a Ignacio. La espía que les amó es tremenda, inteligente, princesa por matrimonio y millonaria. Sandra Mozarowsky era una cría hermosa, ignoro si inocente, contraria al aborto, actriz, amante del más grande.

Los sonidos del silencio, como el de las sirenas, se imponen al espectáculo. Censura blanda. Desde la transparencia, composición de lugar y hechos poco loables, cada vez menos cuestionables leyendas urbanas o crónicas de pueblo, Andrew Morton hará lo que pueda, y Peñafiel, muy poco fiel al asunto, se dejará llevar hacia un rebaño viejo que ya no está presente.

Incluso Wikipedia reconoce a Sandra Mozarowsky: Basta con acudir al dios Google.

Que éste sea el quebranto definitivo a la ley de un silencio que Sandra desdibuja sobre la piedra donde descansa: Pero que todos sepan que no ha muerto.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.