No es matar y encerrar

No es matar y encerrar

Los pobres molestan. Piden, se quejan, huelen mal y en ocasiones hasta roban. Personalmente pienso que los ricos, más. Los bancos te piden comisiones, se quejan si no pagas, se han quedado con todo lo que han robado (no lo llamen rescate, es un robo) y, perdonen la expresión, no es que huelan mal... es que apestan. Pero bueno...

Opinión | 25 de enero de 2012
Pere Borràs

La cosa es la siguiente: ¿Como -me imagino al poder preguntándose- nos libramos de los pobres? Claro, liarse a tiros y encerrar porque sí queda feo. Pero no son tontos, no son tontos... Han encontrado la fórmula para lograr el mismo objetivo. Copago en sanidad y justicia. Y de propina, cadena perpetua (perdón, "prisión permanente", que el ministro de justicia, Gallardón, insiste en el matiz que los distingue).

Así, pues, la cosa queda como sigue. Usemos la expertamente política manipulación del lenguaje para, del mismo modo que no tenemos "cadena perpetua" sino "prisión permanente", no mataremos a los pobres. Como son pobres, hagámosles pagar por su sanidad. Ciertamente, no es lo mismo matar que dejar morir, que vivan los matices. Y lo mismo con la justicia. No es lo mismo encerrar a los pobres por la face que porque no puedan costearse una defensa.

Mientrastanto, y para que los ricos no se sientan demasiado mal, entretengámoslos. Con lo poco que quede tras haberle regalado el dinero de los pobres a los bancos, abrimos un megacasino en Madrid y aquí paz y después gloria, con todo el desparpajo que solamente Esperanza Aguirre sabe ostentar; no la que se desorina, la otra, la peligrosa, la de verdad.

Llevamos un mes con el Partido Popular en el gobierno y ya estamos con estas. Nos quedan cuatro años por delante. Si es cierto eso que se dice de que cada pueblo tiene el gobierno que se merece, y disculpen que generalice, menuda caca de pueblo el de España. Ya me perdonarán la salida de tono; me pasa cuando veo matar y encerrar por motivos económicos, cosas mías, soy raro.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.