Requiem

Has llegado a tu casa y has cerrado la puerta con aquel mismo gesto con que se tira un día, con que se quita la hoja atrasada al calendario cuando todo es igual y tú lo sabes. Has llegado a tu casa, y, al entrar,

Opinión | 11 de octubre de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

has sentido la extrañeza de tus pasos
que estaban ya sonando en el pasillo antes de que llegaras,
y encendiste la luz, para volver a comprobar
que todas las cosas están exactamente colocadas, como estarán dentro de un año,
y después,
te has bañado, respetuosa y tristemente, lo mismo que un suicida,
y has mirado tus libros como miran los árboles sus hojas,
y te has sentido solo,
humanamente solo,
definitivamente solo porque todo es igual y tú lo sabes.

Luis Rosales.

Ojo al dato que me estoy quedando ciega. La actualidad resume un catecismo reciclado, y no será de extrañar que se convierta en arma de buzoneo : El marketing es más dios que el propio Google, llega hasta los más insospechados recovecos del claustro maternal, inhumano o docente. Menudo lavadero. El mundo pasa por un terrible lavado sin lluvias personales. Nos duele lo que toca, todo aquello que quitan, la ración inconforme que -hasta ayer- sostenía el bienestar supuesto de cada españolito. La base del estrecho camino a resolver no conoce posada. Aquí se cobra todo, hasta la propia queja. Hablamos de una peste condenada a existir.

Yo escupí hace ya mucho sobre un país macabro, he corrido con ganas ante el gris y el azul. Tuve perros pastores (alemán y d´atura) pero opté por los gatos, que arañan sin cuidado el sofá y la moral. Cuando llegó el 2000, no lo celebré nada. Ningún ordenador sufrió por el efecto que anunciaron terrible. No llamé a las videntes. Dejé de confesarme, maldije teorías y firmé manifiestos poco representados. Resumiendo : El camino es un verbo. Personal hasta el fondo de tu propio terreno. Ser o no ser. Estar es otra cosa. Y sobre esos casos se concede el diván de la seguridad social , ahora con cortes de venas, sangre sin analizar y radiografías a la espera : Ni Google sabe cuando.

Ayer, lluvia de estrellas. Incluso el más pintado se empeñaba en un cielo protector e impostor.

Mientras, maestros del senado insisten en consignas que desorientarían incluso el paso al limbo. Se ha prohibido prohibir, y el asfalto permite que no se deje huella excepto para morir.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.