Sinvergüenzas en Madrid

Sinvergüenzas en Madrid

¿Pero qué tomadura de pelo es ésta?
Así, sin más, y sin dar la palabra a ningún grupo que no fuera el PP, se cierra la comisión de investigación al tema con que nos han estado molestando el último bimestre, semana arriba semana abajo, dejando en manos de Dios todopoderoso que se juzgue lo que ha pasado porque, lo que es a los mortales, no se nos han dado conclusiones satisfactorias, ni nada que remotamente se parezca a la verdad o a un conocimiento claro de los hechos que bajo el título de espionaje han encabezado buena parte de las noticias con que los medios nos distraen de la realidad cotidiana.

Opinión | 11 de marzo de 2009
Pere Borràs

Al menos, de forma oficial, porque obviamente tal carpetazo nos da a los ciudadanos una imagen bastante fidedigna de las dimensiones de la trama de espionaje y porquería en la que se ha sumergido el partido que gobierna la capital del país de la pandereta y el analfabetismo generalizado que se pretende obviar. Además, el espionaje parece haberse metamorfoseado en corrupción, sin la cual no se puede explicar tan limpio e injustificado sanseacabó. ¿Que había documentos falsos? ¡Carai! ¡Pues más motivo para profundizar en la investigación, panda de sinvergüenzas!

De postre nos harán el numerito de las conclusiones. Según el PP se ha demostrado que no hubo espionaje alguno y "la verdad se ha abierto paso" en la comisión. Pero solo según el PP, claro. Lo patético del caso es que como el PP tiene la mayoría absoluta ésa conclusión es la que se aprobará el próximo lunes 16 de marzo. Y va a colar. Y aquí paz y después gloria.

Intereses 1 - Verdad 0.

Otra vez.

Y como cuela, volverá a pasar. Porque la nuestra es una sociedad conformista que se deja engañar impunemente. Una colección de humanos aborregados que ven cómo se la meten doblada una y otra vez sin mostrar una reacción que realmente sea capaz de detener los despropósitos de unos pocos a costa de todos los demás. Porque nos faltan, en definitiva, los cojones que hay que tener para protestar ante tamaña tomadura de pelo. Preferimos creernos una mentira por lo bajini, por obvia e indignante que sea, que tomarnos la molestia de pedir explicaciones de verdad.

Nos lo merecemos. Por gilipollas.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.