Mi gran boda gitana

La incultura paya no conoce fronteras, y su actitud social en busca de audiencia fácil, al parecer, tampoco. El marketing se ha convertido en el opio de un pueblo que con "Mi gran boda gitana" (My big fat gypsy wedding) la serie que Antena3 estrenó el pasado 2 de agosto, ha indignado a la gran mayoría de la población real.Mente gitana, puesto que se trata de un reality sobre los Irish Travellers (Viajeros de Irlanda, nómadas de origen irlandés con tradiciones y lengua propias. Viven en la República de Irlanda, Reino Unido y Estados Unidos de América), no sobre los gitanos.

Opinión | 18 de agosto de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

Aún en el supuesto de encontrarnos ante una confusión étnica -en cualquier caso, imperdonable- ésta se utiliza como gancho morboso para menospreciar y humillar a los gitanos una vez más, presentarlos como violentos, machistas y vividores de los servicios sociales, fomentando así la xenofobia, además del enfrentamiento entre distintas etnias con sus correspondientes culturas. En resumidas cuentas (puesto que les habrá costado una pasta) se ha conseguido una audiencia millonaria a costa de engañar al público dañando a todo el pueblo gitano. Incluso el PSOE Ceutí se ha unido a las críticas recibidas, considerando que "se refuerzan los estereotipos antigintanos y se fomenta de nuevo el odio hacia las diferentes razas y culturas".

Durante el primer capítulo de la serie, se utiliza como banda sonora en una despedida de soltera el "Gelem, gelem", himno internacional gitano, compuesto por Jarko Jovanovic, en honor a más de quinientos mil gitanos recluídos y asesinados por los nazis durante la II Guerra Mundial. En las imágenes se puede comprobar cómo en realidad bailan otra música cambiada al más descarado "copia y pega" en un montaje de la cinta que vulnera la autenticidad de la misma.

Las agresiones morales por parte de los medios hacia el pueblo gitano, falseando y manipulando todo tipo de situaciones, referentes y estados, así como formas de vida cuyos efectos sociales resultan aniquiladores, mantiene una estampa prácticamente delictiva, marginal y con unos niveles alarmantes de racismo. Varias ONGs se han pronunciado al respecto actuando en consecuencia, incluso jurídicamente, solicitando la retirada del programa. En la red social facebook, se ha formado un grupo que supera las 1.150 personas -entre las que me encuentro- en el que tanto gitanos como payos y payos como gitanos, secundamos dicha protesta.

Por otro lado, una carta impecable de D. Nicolás Giménez publicada en El Periódico, bajo el titular "La cultura gitana, humillada", donde -entre otras cosas- afirma que "En España, varias ONG y ciudadanos particulares estamos promoviendo una campaña para que Antena3 deje de emitirlo. Nos indigna que el programa confunda a los Irish Travellers con los gitanos. No somos el mismo grupo étnico", ha generado una serie de comentarios on line que traducen desde la España profunda -esa que al parecer, sigue viva- y el más llano de los pueblos donde continúa desarrollándose un referente despectivo cuyo tinte racista cuestiona nuestra personal evolución, cultura, razón de ser y noción de las cosas, entre ellas, desconocimiento absoluto de la realidad gitana. Esos comentarios -insisto- vuelcan un odio visceral condenable.

Reproduzco aquí los más significativos:

"En una cosa tiene razón, esta clase de tonterías no deberían emitirse en televisión. Ladrones,maleantes,timadores y analfabetos, esa es la gran cultura gitana. Eso sí, a tener hijos como conejos y a llorar al estado subvenciones".

"Yo te prometo que tampoco lo he visto,pero conozco la "cultura" de esta gente,y de que va lo de las bodas,dicen que no tienen para comer (probes) y luego se gastan en una diadema 3,o,cuatro millones de pesetas y mas,o sea !que os den!".

"¿Es aqui donde se piden pisos gratis?"

"La cultura gitana es lo más proximo al islamismo que conozco: subordinación de la mujer, el ojo por ojo, el destierro, las bodas concertadas de menores.... Me extraña que las feministas progres no denuncien todos los atropellos que se cometen contra las mujeres y las jóvenes de raza gitana, ¿por qué será?".

"Yo creo que la mayor humillación para la cultura gitana son los propios gitanos. Pregúntele a cualquier dueño de un comercio si ha tenido problemas con gitanos".

"¿Sus habéis fijao en los collares de oro que lleva esta buena gente que se supone que no tiene ni para comer si no es robando gallinas?".

De semejantes vómitos no saldrá el autor, puesto que sería incapaz de mantener cinco minutos de serio debate. Sin embargo, y con mi propio nombre, les invito a inscribirse en la petición pública por la retirada de la serie que emite Antena3:

 

http://www.peticionpublica.es/?pi=P2011N12997

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.