Dicen que Bin Laden ha muerto y nos lo tenemos que creer

Dicen que Bin Laden ha muerto y nos lo tenemos que creer

Ya avanzo que a más de uno y más de dos le van a entrar ganas de crucificarme por negar lo popular. Pasó lo mismo cuando decía que no me tragaba lo de las armas de destrucción masiva en Irak y mira... ¡Lo han dicho por la tele! ¿Cómo oso cuestionarlo?

Opinión | 02 de mayo de 2011
Pere Borràs

Háganse un favor y vuelvan a ver "Cortina de humo", muy recomendable y con Dustin Hoffman, que no es moco de pavo.

Osama Bin Laden, dicen, ha muerto, sin previo juicio (salvo el populista, claro está, porque aquí ni Dios sabe nada de este personaje que no haya oído por televisión, para mi no hay mayor prueba de su existencia que la de un teletubbie cualquiera) y no hay ni una bendita foto de su cadáver. Han pasado una, eso sí, por televisión. La he visto y le he dicho a mi madre: Esta foto es la misma, pero retocada. El mismo ángulo, las mismas canas de la barba dirigidas hacia el mismo lado... Media hora después se decía que la foto de su cadáver era un montaje. Más falsa que un billete de trece euros con cuarenta y dos céntimos.

Foto falsa de bin laden muerto junto a la original¿Dónde están, pues, las de verdad? ¿Dónde está el cadáver? Esto es lo mejor. El cadáver, dicen, está en el fondo del mar, matarirlerilerón (yo creo que ya hasta se recochinean de nuestra credulidad, deben estar al borde del infarto de la risa). Y así, con dos cojones, tenemos que creernos que han matado a Bin Laden, del mismo modo que tuvimos que creernos (y nos creímos) que en Irak había armas de destrucción masiva.

¿La reacción? La deseada. Todo el mundo feliz porque el malo de la película ha muerto. Viva Hollywood y sus lecciones para darle a la gente lo que hay que darle.

Señores, perdonen que los desengañe. Los reyes magos son los padres y Bin Laden los Yúe Séi. Quien diga lo contrario, que lo demuestre.

Buen provecho a los afortunados peces que comerán carne de malo malísimo. ¡JUAS! ¿Saben qué es lo triste? No es que se alegren de la ejecución de alguien sin derecho a defenderse (juicio para todos menos para los que juzguemos malos sin juicio, muy juicioso de nuestra parte, bravo, eso nos hace mucho más humanos) que también, sino que es que ni eso. Dicen que el malo ha muerto y como es lo que queremos creer, lo creermos. Fin de la película. Todos felices. A por la siguiente.

Ahora, aceptemos que nos tragamos su mierda para que puedan seguir matando en nombre de personajes ficticios de quien dirán protegernos a cambio, solamente, de leyes que restrinjan nuestras libertades hasta que no seamos más que pusilánimes esclavos hipotecados hasta las cejas sin poder levantar cabez.... ¡Oh, wait...!

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.