Nazario, Medalla de Oro de las Belllas Artes

Nazario, Medalla de Oro de las Belllas Artes

?Me acaba de llamar la ministra de cultura para comunicarme que me han concedido la medalla de Oro de las Bellas Artes, y es que el underground ya no es lo que era! ? Es lo primero que ha dicho públicamente en su página de facebook.

Opinión | 13 de abril de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

Oro y Bellas Artes para Nazario, y lo que han tardado. Era de justicia, una cuestión de honor. Existió otra justicia que nunca fue divina y le encerró en la cárcel Modelo como a un delincuente común ?que no corriente-. Nazario guarda en su memoria tantas cajas de truenos que las mismísimas tormentas resultan inocentes, y aquellos armarios en los que jamás se encerró, todavía andan sacando la lengua. Nazario y Ocaña, Ocaña y Nazario, el primer auténtico orgullo gay. No precisaban de un día concreto para celebrar nada, porque cada jornada era una fiesta. Sus paseos por Las Ramblas, el maravilloso escándalo, culos, abanicos, sonrisas y sudor. Le recuerdo bailando un tango desgarrado en La Paloma.

Contemplado, leído, encarcelado. Maestro nacional, músico, sevillano. El maestro del cómic. Fundador del grupo El Rrollo, junto con Mariscal. Juntos compartieron comuna en la calle Comercio de Barcelona. Editaban su propia obra. Piraña Divina, un fanzine perseguido por la policía, provocó su vuelta a Sevilla.

Bravo, Nazario. Toda una generación comprometida se alegra contigo y por ti. Te lo mereces desde hace años, puede que desde siempre. El último undergraund es tan inmenso como el último romántico. Gracias por dibujar la vida a trozos, por hacerla pedazos, por reírte del mundo aún cuando la corriente avanzaba con pasos de gigante amenazando ruína. Gracias por esa risa, por tantas historietas. Quienes te condecoramos moralmente desde el principio te aplaudimos. Eres un referente. La construcción informal, la auténtica bohemia, pincel y privilegio. Enhorabuena.

 

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.