Amnistía insta a la justicia internacional tras la muerte a tiros de una joven palestina por soldados israelíes
Actualidad - 19 de septiembre de 2019
Escrito por Pere Borràs
 

Alaa Wahdan, de 28 años, fue disparada y desatendida hasta morir desangrada.

 

Amnistía Internacional ha recordado su llamamiento a la justicia internacional para las víctimas palestinas de las fuerzas de ocupación israelíes después de que la joven Alaa Wahdan, de 28 años, muriera desangrada tras ser disparada en un puesto de control.

Los hechos fueron filmados por testigos, por lo que se puede ver cómo Alaa Wahdan recibe un disparo por parte de soldados israelíes en el puesto de control de Qalandiya. A pesar de que los funcionarios israelíes afirman que fue en respuesta a un intento de ataque punzante, gracias a las grabaciones puede verse claramente que la joven se encuentra a cierta distancia de los guardias israelíes cuando la mataron a tiros.

En palabras de la directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y África del Norte, Saleh Higazi, "Ella no parecía portar un arma de fuego y no representaba una amenaza inmediata para los guardias ni para la vida de las personas cercanas cuando abrieron fuego". Añade Higazi que "según el derecho internacional, la fuerza letal solo debe usarse cuando sea estrictamente inevitable y para defender a las personas del riesgo inminente de muerte o lesiones graves".

Este asesinato no es un caso aislado. Según Amnistía, en los últimos años se han documentado cientos de casos en los territorios palestinos ocupados en los que las fuerzas israelíes han utilizado la fuerza con resultado de muerte contra palestinos desarmados que no representaban una amenaza inminente para la vida de los soldados u otros.

Higazi destaca el "historial horrible de las fuerzas israelíes de cometer violaciones graves de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, incluido el uso de fuerza excesiva y llevar a cabo asesinatos ilegales", y añade que "este patrón crece sin obstáculos por la falta total de responsabilidad para las fuerzas israelíes que violan los derechos humanos".

"El asesinato de hoy es un recordatorio urgente de la necesidad de que la justicia internacional comience a trazar el camino hacia el fin de las violaciones institucionalizadas y sistemáticas de los derechos humanos palestinos por parte de Israel".