Carta de despedida

Mi muy querida amiga (....) , me muero Carricita, pero no estoy triste, pronto me reuniré con Dios. Tú tampoco lo estés. ( ....) Ama a Dios. Se feliz. Te quiero mucho. Un grito animal salió de mi garganta. - ¡¡Nooo!! No, no ,no, no es verdad.

Editorial | 02 de julio de 2009
Tali Viana

Seguí gritando y empecé a sacudir la pantalla del ordenador, como si así esas palabras que me quemaban las entrañas pudieran desaparecer.
Volví a leer su carta como pude, pues las lágrimas apenas me lo permitían, quería cerciorarme de que su carta era real.
Me muero...mientes. No es verdad.No, no es verdad.
Se feliz...qué ironía. ¿Acaso se puede ser feliz sin amor? ¿Se puede ser feliz viviendo en penumbra?
Ama a Dios...¿cómo puedo amar a un ser que me quita mi vida?
Apagué el ordenador y empecé a deambular por la casa. No podía respirar, me asfixiaba. Todo me daba vueltas.
Necesitaba salir de ahí, escapar. Huir de ese dolor que me estaba matando. Huir de la soledad que amenazaba con envolver mi alma.
Cogí las llaves del coche.
Conducir, sentir la velocidad, escapar.
En cuanto salí del pueblo pisé el acelerador con rabia, 60...80....120, el límite era de 40 pero no me importaba, el coche volaba.
¡¡Piiiii!! el sonido estridente del pito de un coche contra el que iba a chocar, despertó mi sentido de supervivencia. Volví a mi carril y frené como pude.
Me eché a llorar sobre el volante. Si él me viera, él que amaba tanto la vida, me despreciaría por ser tan cobarde.
Se feliz, sus palabras resonaron en mi cerebro. Sólo conocía una manera de intentar ser feliz sin él.
Regresé a casa, encendí el ordenador y escribí:
Recomendamos



Los indignados de Pablo, pero sin Pablo

Los indignados que estábamos con él, continuamos indignados, pero sin Pablo. Vetar la comisión de investigación sobre las niñas tuteladas prostituidas ha retratado de plano la postura más cruenta. ¿A quiénes están protegiendo?

Tuteladas: un violador en su camino

Al pie de la letra: el violador, eres tú. El Estado. La administración pública. Los responsables de esas niñas tuteladas que han sido prostituidas.

El NO de las niñas

Xelo Huertas (ex diputada y ex presidenta del Parlamento Balear), se dejó la piel en 2017 solicitando una auditoría al IMAS que fue rechazada. Su objetivo no era otro que cumplir con la verdadera labor de un político: denunciar injusticias. Lejos de ser escuchada, empezó el mobbing.

La omertá institucional

Niñas tuteladas prostituídas en centros; ahora salta el caso de un vigilante con vídeo zoofílico y el efecto dominó está servido.

Niñas tuteladas

Se retiran a las familias por falsos desamparos para ser nuevamente desamparad@s por el propio sistema.

¿Puede la nueva configuración política romper España?

La política española a punto de ebullición: El cocktail de hechos históricos sin resolver con los nuevos algoritmos de información.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.