La omertá institucional

La omertá institucional

Niñas tuteladas prostituídas en centros; ahora salta el caso de un vigilante con vídeo zoofílico y el efecto dominó está servido.

Editorial | 20 de enero de 2020
Consuelo G. del Cid Guerra

"Menores" para negar la mayor desde su omertá oculta. El fracaso del sistema es evidente, y el momento es ahora. Niñas tuteladas prostituídas en centros; ahora salta el caso de un vigilante con vídeo zoofílico, y el efecto dominó está servido.

Se sabía, que no se hagan los tontos, claro que se sabía, y callaban. 
 
Mientras se dedicaban a afirmar que tod@s "estamos loc@s" cuando hablábamos de lo que hoy se denuncia, su tupido velo permanecía intocable. Bendito enero; ha estallado la pólvora mojada que durante años han guardado a mal recaudo. Madres denunciando abusos, y ni caso. Total "por algo te han tutelado a los niños, que no se van arrancando hijos por el mundo sin un motivo de peso". 

Suya era la balanza con el síndrome de Dios inyectado en las venas cual chute institucional tolerado desde un poder aparentemente indiscutible.

El noúmeno del asunto (la cosa en sí), se presenta en todos los medios de comunicación como el escándalo que es: una auténtica aberración de sobra conocida por muchos. El peso del sistema se hace insoportable, niñas destrozadas, familias enteras destruidas desgañitándose en todos los escenarios posibles, sin defensa, arruinadas, pasto de depresión construída de informe en informe normalizando la calumnia.

"Los hijos no son de los padres", el titular sacado de contexto gracias al PIN parental que se pretende imponer desde un marco neandertal que es una pura regresión al pasado franquista. No vamos al desastre, esto es el desastre, he aquí la barbarie documentada, la denuncia tardía cuando el daño está hecho.

Por otro lado (el nuestro), la discusión eterna asociativa que no se une ni con cola de impacto, un vicio muy europeo y más que controlado por las altas esferas. Algun@s prefieren hablar del nuevo orden mundial, tirando hacia arriba desde la ignorancia supina, amparándose en lo invertebrado porque así, vale todo y se cuelan los discursos.

L@s que se echan ahora las manos a la cabeza cuando son realmente conscientes de lo que sucede, negado por sus bocas hasta anteayer, que de todo hay.

Tengo muy buena memoria y un archivo importante. Conservo fechas, correos, conversaciones y citas con distintos políticos que no me hicieron el más mínimo caso en su momento.

- ¿Pero de dónde sale esta loca diciendo que se prostituyen niñas en los centros de menores?
- ¿Quién es esta mujer que anda diciendo que se retiran tutelas por dinero?

Soy yo, señorías. Era yo, y sigo siendo yo.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.