20 N

Tardaban en despertarnos y eran más de las ocho. Algo había pasado. Creo que sólo yo estuve pendiente ?como pude- de los acontecimientos anteriores. Sin contacto con el exterior, periódicos o noticias frescas. Allí todo era viejo, casi como nosotras, a pesar de que ninguna alcanzaba siquiera a cumplir los dieciocho. 1975. Convento-reformatorio franquista. Madrid.-Franco ha muerto. Hoy no habrá talleres de trabajo. España está de luto.

Editorial | 19 de noviembre de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

Y se hizo el silencio. Sólo yo suspiré, sacando aire hacia fuera, aunque estuviera dentro. Suspiré nada más. Todavía lo juro. Suspiré.

-¿Tú te alegras de esto, verdad, hija de puta?

-Yo no me alegro de la muerte de nadie.

-Roja de mierda. Catalana tenías que ser.

-Lo que tú digas.

Horas más tarde se puso la televisión. Aquel hombrecillo gris lloriqueaba, y le miraba yo sin inmutarme.

-Tú te alegras. Se te nota.

-Yo no he abierto la boca.

¡Viva España! -gritaron-. Pero yo no.  Y al día siguiente, pretendían que fuésemos a despedir al muerto. Nos sacaban a la calle, madre. Y por salir habríamos besado a un sapo. Sólo para respirar aire del de verdad, contemplar los tres colores del semáforo, recoger unas cuantas hojas de los árboles y mirar escaparates. Eramos quienes éramos, y se notaba mucho.

-Yo no voy a ir, madre.

-Te comprendo.

-¿De verdad?

-Sí. A mi padre le mataron los nacionales ¿sabes? ...soy monja, pero no tonta.

-Todas me están insultando.

-Déjalas. No entienden nada.

La madre colocó sus brazos sobre mis hombros. Sonreía.

-Te acompaño en el sentimiento, Consuelo.

-Y yo a usted, hermana.

Por primera vez en mucho tiempo, me sentí libre.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.