Serge Gainsbourg

Serge Gainsbourg

El hombre hecho silueta tuvo por nombre Serge Gainsbourg. Su imagen, rodeada de humo y atada a los Gauloises. Tanto, que con el dedo amarillo empuñaba el cigarro siempre a medio consumir, cuya ceniza al borde de la caída dominaba con verdadera maestría. Son las formas noctámbulas y alcohólicas de quien conoce sus poses. Se llamaba Lucien Ginsburg. Parisino indomable, nació un 2 de Abril de 1928. Quiso ser pintor pero no supo. Selló sus pasos como cantautor, actor y director de cine francés. Durante su juventud trabajaba como pianista en un cabaret. Ha sido un verdadero mito. El chico malo más deseado y el feo más hermoso. ?Mi madre era bella, mi padre también, no sé de dónde puede provenir mi fealdad?quizás de mi perro?.

Cultura | 16 de julio de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

Su historia ha sido llevada al cine en manos de Joann Star bajo el título de ?Gainsbourg: Vida de un héroe? e interpretada por Eric Lemosino, que guarda un extraordinario parecido físico con el propio Serge. Durante los años sesenta y setenta, este rebelde con o sin causa conquistó a las mujeres más hermosas : Juliette Grèco, Brigitte Bardot, Jane Birkin y Bambou, entre cientos de desconocidas que pasaron por su vida aspirando a quedarse. ?El amor no valdrá nunca más que el corto tiempo?. ?El amor es ciego y su bastón es rosa?, dijo. Jane Birkin le dejó tras diez años de suplicio. Alcohol, drogas e infidelidades que hacían imposible la convivencia. Tuvieron una hija, Charlotte, a la que sedujo en ?Lemon Incest? cuando ésta tenía quince años. De Gainsburg se ha dicho de todo. Pocas horas después de sufrir un infarto, se fumó un par de pitillos durante la rueda de prensa, ante el estupor de todos los asistentes. Quienes le conocieron aseguran que a su lado uno se sentía elevado y transportado. Tenía la lágrima fácil, puede que a causa de los ojos vidriosos empapados en excesos líquidos varios. ?Fumo, bebo y follo,triángulo equilátero?. Caprichoso, infantil, provocador. El autor del mítico ?Je t´aime moi non plus? (tema que se negó a grabar Brigitte Bardot por temor a que su imagen se dañara) llegó más lejos de lo que él mismo pudo imaginar jamás.

Fue número uno en las listas inglesas mientras que la canción se censuró en varios países, entre ellos España. El mismísimo Vaticano emitió un comunicado en el que calificaba la canción como ?ofensiva, pornográfica y pecadora?.

Escribió más de cuarenta bandas sonoras para distintas películas y fue director de cuatro largo metrajes. La influencia de Boris Vian se aprecia en sus primeras composiciones, incluídas en la famosa chanson francesa.

Su trabajo más notable, Histoire de Melody Nelson, pertenece a 1971. Este álbum conceptual, producido y arreglado por Jean-Claude Vannier, estaba basado en Lolita, la novela de Vladimir Nabokov. Artistas como Air, David Holmes, Mika y Beck se han declarado influenciados por este disco.En 1975, lanzó el álbum Rock Around the Bunker, un disco de rock que tenía como tema principal los nazis. Gainsbourg manejó el humor negro, recordando la experiencia que él y su familia padecieron durante la Segunda Guerra Mundial. En Jamaica durante 1978 grabó "Aux Armes et caetera", una versión reggae del himno nacional francés "La Marseillaise", con Robby Shakespeare, Sly Dunbar y Rita Marley. Esta canción le supuso amenazas de muerte por parte de los veteranos de la Guerra de Independencia de Argelia. Más tarde, Gainsbourg compró un manuscrito original de La Marsellesa, en una subasta por 135.000 francos, y pudo probar a sus críticos que su versión era fiel al original ya que el manuscrito muestra claramente las palabras "Aux armes et cætera..." en el estribillo.

Poco antes de morir, le soltó a Whitney Houston ?quiero joderte?, durante el show televisivo de Michel Drucker. Se fue en 2 de Marzo de 1991 con un ataque al corazón. Su tumba está cubierta de pintadas y poemas. Me recuerda de forma extraña al también desaparecido Eduardo Haro Ibars, sin salvar distancia alguna.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.