Diamanda Galás, Diosa de la Ardiente Justicia

Diamanda Galás, Diosa de la Ardiente Justicia

¿Os da miedo? Temedla si representáis todo lo que ella odia, amadla si sois un marginado de cualquier tipo.
Aunque lleva ya más de 25 años en la escena musical, yo descubrí hace unos 8 años a esta polémica mujer norteamericana nacida en San Diego el 29 de agosto de 1955 con padres de origen griego, artista completa que trasciende la propia música, excelente pianista, cantante, compositora y realizadora de performances y puestas en escena, activista y defensora de los enfermos de SIDA, los homosexuales, los enfermos mentales, los exiliados y víctimas de guerras y genocidios, una mujer que critica duramente a las 3 religiones monoteístas autodefiniéndose como pagana por considerar que nadie que base su vida en un único libro puede llegar a ser sabio, y que considera que Turquía no se merece el calificativo de país por carecer de tradiciones e identidad propias, habiéndose creado mediante conquistas y guerras, por lo que menciona a Bizancio o Constantinopla cuando hace referencia a ese territorio, su nombre antes de ser tomado por los turcos, a pesar de tener familiares y amigos turcos a los que adora.

Cultura | 02 de mayo de 2010


Con una voz y una presencia realmente únicas en el mundo, enormemente simpática en las entrevistas a la par que extremadamente agresiva y desagradable cuando siente que se ataca a su persona o a la gente que quiere (llegó a dejar sangrando a un periodista tras propinarle un puñetazo en la cara por haberle dicho que no lo hace mal para ser mujer), feminista y misógina al mismo tiempo sin que resulte incoherente, diosa y dueña de sí misma, esta bestia de la naturaleza me cautivó desde el primer momento y ya nunca me abandonará.
Desde pequeña fue animada por su padre, griego ortodoxo, a tocar el piano, pero no así a cantar, y mucho menos ópera por considerarlo propio de putas, ya que tradicionalmente en Grecia las prostitutas cantaban para atraer a sus clientes. Así que ni corta ni perezosa, Diamanda decidió seguir con la tradición al pie de la letra y comenzó a prostituirse en California, estado en el que la prostitución es ilegal, por lo que debido a sus experiencias y las de sus amigas ha defendido siempre a Aileen Wuornos, la prostituta lesbiana en la que se basaron para realizar la película "Monster", dedicándole temas y conciertos. Fue en aquella época cuando comenzó a experimentar con su voz tras tomar LSD y dejar que todo fluyera, realizando performances junto a sus amigas transexuales y llegando a alcanzar 3 octavas y media que no enfoca como cualquier intérprete de bel canto, sino desgarrando la voz y ululando sorprendente y tenebrosamente.
Dedica su tiempo a los pacientes de SIDA abandonados por sus familias y cree inadecuados los tratamientos con alfa-interferón o medicinas placebo, cuando los médicos deberían de trabajar conjuntamente con el paciente para hallar el modo de estimular el sistema inmunológico mediante terapias combinadas aunque sean experimentales. Antes de comenzar su carrera artística empezó a estudiar ciencias, época en la que adquirió una hepatitis C por experimentar junto a otros estudiantes con sus propios cuerpos y no con otros animales por considerarlo inútil, de ahí que también posea conocimientos científicos. Ya en los 80, cuando la Iglesia argumentó que el SIDA se trataba de un castigo divino, ideó una trilogía de discos en torno a los seropositivos y enfermos terminales, con inquietantes sonidos electrónicos, textos bíblicos, letras escritas por ella y poemas de los franceses románticos del siglo XIX para los que acostumbra a componer una melodía y a los que se aficionó gracias a su querido hermano Philip Dimitri Galás, escritor y productor teatral. Lamentablemente, durante la realización de esta trilogía su hermano, al que se sentía tremendamente unida, enfermó de SIDA y murió. Desde entonces nunca ha dejado de apoyar esta causa, tatuándose en los dedos de la mano WE ARE ALL HIV. De la misma manera apoya a los enfermos mentales criticando el forzado aislamiento al que se ven sometidos (no en vano ella misma declara que es maníaco-depresiva y según dice es lógico que a alguien que se ha pasado tantos años chutándose heroína como ella le queden secuelas psicológicas, a pesar de lo cual quiere sintetizar morfina ella misma para los que quieran pasar un feliz fin de semana), a los exiliados por razones políticas y/o por su orientación sexual, a las víctimas de la pena de muerte y a las de las guerras, en especial las del genocidio de los turcos a los armenios, griegos y asirios entre 1914-1923. A todos estos temas ha dedicado su discografía, y es que si en 2 fuerzas cree Diamanda, basando toda su vida en ellas, son la fuerza de la empatía hacia todo ser desfavorecido y la fuerza del odio hacia todo el que abusa de su poder (la sangre de tus enemigos te mantiene caliente...).
Musicalmente, además de no dejar títere con cabeza (si le mencionan a los Beatles escupe insultos en griego por considerarlo música simplona), cantar desde el principio en múltiples idiomas como inglés, castellano, francés, italiano, árabe, alemán, turco o griego, utilizar partituras "cinemáticas" ideadas por ella misma en las que anota aspectos como la modulación y manipulación espacial, el timbre que usa en cada momento, el tono y alcance del mismo, algunos símbolos para señalar los enlaces vocales, pausas, reverberación, la iluminación, la electrónica o los aspectos gestuales y dramáticos, ser fanática de la música pasional como el flamenco e incluir en gran parte de sus temas los lamentos tradicionales de Asia Menor, se dedica actualmente, después de haber comenzado a experimentar con lúgubres sonidos electrónicos y voces superpuestas, a (sub)versionar únicamente con piano y voz temas clásicos de jazz y blues, cambiándoles el ritmo y transformándolos en algo totalmente diferente al original, como si ella misma lo hubiera compuesto, tal como debe ser una buena versión. A pesar de molestarle el no llegar a más gente por no considerarse su música precisamente comercial, le importa bien poco los problemas internos de las discográficas y que la mayoría de sus discos estén descatalogados. Nunca lanza singles ni realiza videoclips al uso, a excepción de temas más asequibles para las grandes masas (ejem...) como "Do you take this man?", perteneciente al disco de canciones de amor homicidas que realizó junto a John Paul Jones, bajista de Led Zeppelin, que recientemente ha sido reeditado. Vive al máximo sus actuaciones en directo, muchas de ellas editadas después en forma de disco, y es tal la pasión con la que actúa que ha llegado en más de una ocasión a dejar manchas de sangre en las teclas del piano procedentes de sus nudillos y dedos por los golpes que le da al piano como si de una percusión se tratara mientras lo aporrea y pisotea fuertemente el suelo. El haber participado en bandas sonoras de películas como "Bram Stoker's Dracula" de Coppola ha ayudado sin duda a que sea más conocida y prestigiosa, y a pesar de ser desconocida para el gran público dispone de hecho de una gran horda de incondicionales fans de todas las edades y estilos, desde jóvenes góticos pasando por gente a la caza de algo diferente en este limitado y homogéneo panorama hasta sexagenarios vestidos de smoking que buscan un buen recital de piano y voz de soprano, eso sí, todos ellos vestidos de negro, llenándose siempre todas las butacas de los teatros en los que Diamanda suele actuar en determinados festivales a precios risibles en primera fila, como pude comprobar cuando disfruté de ella en Barcelona y Madrid (también ha actuado en ciudades como Bilbao, Murcia o Sevilla), con todo el público aplaudiendo fervorosamente y piropeándola a pesar de lo mucho que a Diamanda le molesta ser interrumpida y desconcentrada. Nunca olvidaré cómo en Barcelona, sorprendida por tantos aplausos, miró al público con cara de pocos amigos para decir en castellano "parece una competición, esto", o cuando en Madrid soltó una escalofriante carcajada y dijo "gracias" después de que alguien le gritara "¡¡¡TÍA BUENA!!!"
Como panteísta que soy, Diamanda, yo ya te he deificado en vida y doy gracias por tu existencia...

http://www.diamandagalas.com/

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.