Entrevista a Marianico "El Corto"

Entrevista a Marianico "El Corto"

?Un maño en Nueva York? A un maño en Nueva York, puede ocurrirle cualquier cosa, pero si además, ese maño es Marianico, ?El Corto? no sé la que se puede liar? Éste es el título de la obra que está interpretando en estas Fiestas del Pilar de 2009, en el Teatro Jesuitas-El Salvador .

Cultura | 14 de octubre de 2009
Gloria Mateo

Creo que poca gente sabe que su nombre real es el de Miguel Ángel y su apellido el de Tirado. Pues bien tanto ha ?tirado? de mí su cercanía que, sin proponérselo, me ha llevado a hacerle una breve entrevista para ?Nos queda la palabra?.

Detrás de la figura que nos hace sonreír no se esconde una gran persona, y digo que ?no se esconde? porque siempre está presente su grandeza, tanto interpretando, como en su vida diaria. Así que voy a huir de esa frase tan manida de jugar al escondite. En este caso, no. Miguel Ángel es el alma de Marianico y es muy evidente. Todos los que lo conocemos un poco más en las distancias cortas (no me malinterpreten), lo sabemos bien.

Sé que todos los años alternativamente, y repito, ?todos?, porque no se ha dejado ni uno, lleva su espectáculo tanto al Centro Penitenciario de Zuera, como al de Daroca, ambas localidades de la provincia de Zaragoza. Y va a llevar sonrisas a residencias de ancianos. Y, señores, no cobra ni un euro por ello. Lo digo alto y claro, porque no se da todos los días. Porque lo sé, lo digo.

A veces, como creo que le está pasando ahora, tiene que hacer reír, a pesar de que un familiar muy cercano y querido para él, está delicado de salud. Debe de ser muy duro eso de esconder congojas. Pero es así: valiente, tierno y sencillo. Es ése mismo al que escuchaba por las noches en un programa de Radio Zaragoza, cuando llamaba por teléfono para, simplemente, para suavizar algunas noches de vigilia contando algún chiste .Ahí comenzó su periplo. Ése fue su inicio.

Me gustaría que España entera se diera cuenta de que hace falta tu presencia, junto con la de otros humoristas. Por la calle, en el bus, etc. vemos gente con caras adustas y poco dadas a que se extienda la comisura de sus labios en sentido ascendente. Más bien, están apretados, conteniendo miedos y dolor, en muchos casos, por una situación de desempleo.

P: ¿Marianico, es más difícil hacer reír en los tiempos que corren?

R: Pues por una parte sí, porque la gente tiene pocas ganas de ?bailes? y por otra parte, no, ya que lo que quiere es divertirse un poquillo y si están viendo el espectáculo y se lo están pasando bien durante una hora o dos, les ayuda a sobrellevar estos tiempos tan duros. Es decir, las dos cosas: por un lado es más difícil y por otro, no.

P:¿Puedes explicarnos cómo es realmente Miguel Ángel? ¡Anda, ahora que estamos solos y sin que se entere tu mujer, desnúdate!

R: Miguel Ángel es como Marianico, ?El Corto?, si tú quieres un poco más ?pulido?, ya que no soy tan bruto como cuando hago de él, pero por lo demás, soy sencillo, normal, dicharachero, extrovertido, me encanta la gente, por eso me dedico a esto y soy prácticamente igual. En conclusión, como mi personaje, pero un poco más fino, nada más.

¿Puedes decirme de cuál de todas las obras que has ?parido?, te sientes más orgulloso? En ellas, te has metido en fondas, con el alcalde, has introducido a un cubano en la familia, has dedicado olés a los niños mayorcitos que no se van de casa ni por las malas y hasta has encontrado un fantasma en los Monegros. En esta ocasión, te das un paseo por Nueva York, seguro que lo haces sin perder un gramo de tu picardía.

R: Quizás la que más me gusta es la primera (Esta fonda es la monda), porque son muchos años representándola y estamos muy compenetrados todos los que la hacemos. La verdad es que sale sola y prácticamente sin ensayos. Fue la más difícil, porque fue la que abrió el camino. Las otras son variaciones, diferentes diálogos y situaciones, pero fue la primera la que nos abrió el camino.

¿Te afectan las noches de luna llena en tus intervenciones? Ya sabes?ésas en las que salen los ?lobos aullando dentro de tus propios calcetines??

R: No, no me afectan o, al menos trato de que no lo hagan. Lo que siempre tengo presente es a las personas que me van a ver, bien sean de una organización benéfica o de las que han pagado para verme.

Por ese motivo tengo que dejar los ?lobos? y todas esas sensaciones fuera, salir y olvidarme de mí mismo y ser solamente Marianico en ese momento. Las situaciones familiares, personales y también las propias de los estados de salud en los que no estás al cien por cien, pero que no queda más remedio que salir porque la gente no tiene la culpa. Cuando me coloco la boina se me van todos los males. Me hace de parapeto para que los reflejos de la luna no me afecten por dentro.

¿Haces un humor para todos los públicos o tienes también horarios restringidos a una determinada edad?

R: Me adapto. No es lo mismo actuar en una sala de fiestas nocturna, donde el público es adulto, la gente va a tomar dos copas y ahí puedo ser más directo, los chistes son más impactantes? Pero cuando actúo ante un público en el que hay niños, mayores y muy mayores, aunque ?toque? los mismos temas, los suavizo. Se pueden decir las cosas de muchas maneras, procurando que los niños no lo capten, aunque lo captan todo igual, pero de una manera más suave, no tan grotesca.

Sé que es una pregunta un poco comprometida, pero piensas que tal vez no se te valora como debiera?

R: No lo sé. Me gusta lo que la gente me da. El cariño con el que me aplauden cuando termino las actuaciones; el que me reconozcan por la calle y digan ?¡Ay, qué bien me lo pasé. A ver si te puedo volver a ver este año?!? Eso es lo que más me paga. ¿El que a otro nivel esté menos reconocido? Pues mira, tampoco me preocupa.

¿A quiénes crees que llega más el tipo de humor que tú haces?

R: Creía que llegaba más a las personas mayores, pero por ejemplo, voy a los pueblos y las peñas de chavales jóvenes también se ríen mucho. Creo que, como te he dicho, el mío es un humor sencillo, llano. No me meto en política, por lo tanto, nadie se ofende. De lo que sí hablo, es de la vida en pareja y todo el mundo, pues aunque no lo sea, sabe de los problemas de pareja. Lo cuento a mi manera y la gente se ve reflejada. También me gusta hablar de los tiempos anteriores que pudieran ser mejores que ahora en algunos aspectos y en otros no. Las personas mayores se sienten identificadas con lo que estoy contando y los más jóvenes quizá lo han oído contar a sus abuelos o a otras personas.

Cuando llegas por la noche, a casa o al hotel?¿no piensas en alguna ocasión que habrás podido ser el artífice de una nueva ilusión por la vida en alguien que antes de verte actuar pudiera estar realmente mal?

R: Como te he dicho, lo que me motiva en las actuaciones es el que las personas lo pasen bien; que durante el tiempo que estoy en escena, la gente se olvide de problemas, que lo pase bien durante un rato y que no tengan ni dolores, ni pensamientos malos.

Normalmente, lo artistas, cuando nos retiramos del escenario y vamos al hotel, tenemos tres o cuatro horas en las que es muy difícil dormir, quizá por la adrenalina que hemos soltado en los momentos anteriores. Nos quedamos pensando en lo que hemos hecho, en lo que hubiéramos poder mejorado, nos cuestionamos si hemos fallado o no en algo, si no hubiera sido mejor contar otra cosa?Sin embargo, al final, yo siempre pienso que la gente me ha aplaudido mucho y lo ha pasado muy bien.

Recuerdo una anécdota, en los tiempos en que empezaba en el Café Variedades, aquí, en Zaragoza, cuando al finalizar mi actuación, vino un señor muy elegante y muy majo a felicitarme y me dijo. ?Muchas gracias. Me he acabado de separar al mediodía de mi mujer y estaba a punto del suicidio. He venido, me he pasado un rato de maravilla y, de verdad, no sé?me has quitado esa ponzoña que llevaba dentro y te lo agradezco". En otros lugares, los agüelicos me dicen ?Ay, hijo mío, eres como mi nieto y no sé qué, no sé cuántas?! Bueno, ahora ya no, porque soy casi de la edad de ellos?En definitiva, les he hecho olvidarse de sus males un ratico.

Después de tanta pregunta impertinente, me marcho con la calidez de una persona que me la ha demostrado una vez más y que, aún sabiendo que no soy periodista, por lo cual ha tenido más paciencia conmigo que Job, me ha contestado antes de ?marcharse a Nueva York?.

Su espectáculo tiene muy buena puesta en escena y un gran elenco de artistas como la cantante de Jota, Mª Carmen Guardiola, la magnífica voz de Olaya Prada, una impresionante actuación que a mí me ha sorprendido gratamente del mago Jammes Garibo y el grupo Universo Dancers.

Para el que no quiera perdérselo, aquí os pongo algunos datos:

Días: Del 9 al 18 de Octubre y también 23, 24 y 25 del mismo mes.

Lugar: Teatro Jesuitas-El Salvador

Horario: A las 20 y 23 horas.

¡Se me olvidaba! ¡Me estaba llevando su boina y sin ella no puede empezar!

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.