Experiencias Roque Nublo

Después de disfrutar un día en la cumbre de nuestra isla, se me ocurrió releer lo que Maslow llama experiencia cumbre y descubrí que hay muchas personas que compartimos lo que yo bautizo como Experiencia Roque Nublo (ERN), por ser un lugar maravilloso para disfrutar al mismo tiempo de la armonía de nuestra naturaleza exterior e interior.

Cultura | 22 de agosto de 2009
Juan Antonio Saavedra Quesada

Cada vez hay más personas que, desde la Ecología Humana o desde otras propuestas actuales muy enriquecedoras, coincidimos en vivenciar de un modo extraordinario las cosas de la vida ordinaria, ya que son experiencias naturales aunque a veces sean el resultado de ciertos entrenamientos o técnicas que nos ayudan a conocernos mejor y sorprendernos de nuestras infinitas posibilidades.

ERN es estar bien en el presente, estar en silencio por dentro y por fuera, estar en atención plena, estar haciendo nada, estar en acción cero, estar sin recuerdos, sin expectativas, sin metas, sin ilusiones.

ERN es estar bien sintiendo que eres una parte de un todo, que va a seguir estando aunque tú dejes de estar.

ERN es estar bien sintiendo que eres un todo único y diferente, que siempre tiene poder de formar-se y elegir su propia forma a pesar de tantos entornos que buscan uni-formi-dades.

ERN es estar bien en la soledad, controlando los límites protectores y permisores en los intercambios con el entorno.

ERN es estar bien en la compañía y el contacto con otras personas, encontrando la distancia adecuada para nunca invadir el espacio propio de cada uno.

ERN es estar bien en las coincidencias y encuentros, manteniendo una equidad y equilibrio en los intercambios para evitar abusos o manipulaciones desde intereses particulares.

ERN es estar bien al tener confianza plena en uno mismo y en la otra persona, como si todo lo de dentro y lo de fuera estuviera en la armonía y equilibrio necesarios para controlar peligros y engaños innecesarios.

ERN es estar bien y pensar, clasificar o jerarquizar, pero respetando la unicidad y diferencia de cada persona, situación personal o encuentro interpersonal.

ERN es estar bien y pensar desde fuera de las dicotomías entre lo bueno o lo malo, el sol o la sombra, lo que quiero o lo que debo, el egoísmo o el altruísmo... al descubrir que siempre hay una Y abierta a lo nuevo y arraigada en la tierra para armonizar la creatividad y la seguridad.

ERN es estar bien y pensar sin escuchar o leer lo que otros saben, sin tomar apuntes, sin buscar fuera lo que se supone que tengo que llevar adentro. Es un pensar sin esfuerzo, sin búsqueda, sin elecciones entre alternativas... ya que sale desde dentro hacia afuera para crear la mejor respuesta posible.

ERN es estar bien y sentir que estar es un fin en sí mismo, que no hay medios ni fines, que no hay deseos ni necesidades que nos muevan a hacer cosas para estar bien, que no tenemos que esperar llegar a ningún otro lugar para disfrutar del lugar donde estamos en cada momento.

ERN es estar bien y sentir que estás fuera del tiempo reloj, en un presente que es eterno, sin culpar al pasado de la situación presente y sin esperar que el futuro traiga las soluciones con que tu mente te ilusiona y engaña.

ERN es estar bien y sentir tanta plenitud que parece desaparecer cualquier miedo o ansiedad ante la muerte: sólo la vivencia de este momento ayuda a aceptar la muerte cuando quiera venir.

ERN es estar bien y sentir la capacidad de amar, creando espacios seguros para que cada ser humano pueda llegar a ser lo que es, reconociendo a cada uno como diferente a cualquier contenido de mi mente.

ERN es estar bien y sentir la integridad del ser humano, disfrutando tanto el compromiso amoroso y la esencia que da el espacio, como la sustancia y el placer del contacto corporal que da el territorio.

ERN es estar bien y sentir que nuestro Ser está fuera de la mente o el yo con que nos solemos identificar, para seguir siempre aprendiendo a vivir mejor.

ERN es estar bien al experienciar la congruencia armoniosa entre lo que debo, lo que puedo y lo que quiero hacer. Lo más alto es lo más profundo, las piedras y roques están en el aire o en el mar y en cada momento podemos disfrutar la solidez de nuestro roque cuerpo, la volatilidad de nuestras nubes o aprendizajes y la fluidez líquida de nuestras emociones.

 

Juan Antonio Saavedra Quesada

Director de la Escuela de Ecología Humana.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.