El Oscar para Mickey Rourke

El Oscar para Mickey Rourke

Penélope Cruz es candidata al Oscar como mejor actriz secundaria. Mickey Rourke el gran favorito como mejor actor. Son incomparables, por supuesto. E irrepetibles, como todos los seres humanos. Pero no grandes actores. Puede que ni siquiera buenos.
Cuando la estatuilla es una cuestión de popularidad, suerte, marketing o simpatía ?cosa que de vez en cuando ocurre- y convierte la película en un récord de taquilla, puede que muchos se lo crean.

Cultura | 21 de febrero de 2009
Consuelo García del Cid Guerra

Sin embargo, los amantes del cine no dejaremos de creer en el cine por ello. Mickey Rourke, tras una vida de excesos y casi deceso, llora amargamente la muerte de su chihuahua porque asegura que ha sido su único amigo y compañero. Agradeció, en la ceremonia de los Globos de Oro, a sus perros, pasados y presentes, el amor profesado y la compañía fiel hasta el final. Por su papel en ?El luchador? ha recibido el León de Oro de Venecia, el Bafta y el Globo de Oro.
?Siempre supe que conseguiría algo muy especial en la vida. Como robar un banco, quizás?. Con su purito entre los dedos, cargados de anillos, con un caniche en la mano y una botella de champán en la otra, este actor en decadencia, casi olvidado, superviviente en la peor de las luchas, la de su propia destrucción, puede ganar el Oscar al mejor actor. Y yo quiero que lo gane. Se lo deseo de todo corazón, y seguramente me emocionará contemplarlo. ?Llegó un momento dado en mi vida que tenía que elegir: Terapia o muerte segura?. Qué lejos queda la imagen de aquel Mickey en ?Nueve semanas y media?, la película-videoclip de los ochenta. Guapo, atractivo, seductor. Pero donde yo encontré a Rourke fue en ?El borracho?. Un papel espléndido en el que hacía de sí mismo. Desgarrado, perdedor, enajenado, canalla, alcohólico, marginal. Qué tío. Inmenso como los grandes, inolvidable personaje perdido en su propia persona.
?Nunca he mirado hacia atrás. Siempre he sido un atleta . Era boxeador antes de empezar a actuar?. Kim Bassinger le llamaba ?El cenicero humano?. Todavía se le va un poco la olla: Esta misma semana era retenido por intentar subir en un avión cuarenta pares de zapatos prácticamente iguales. Ahora, dice que ha llegado el momento de sentar la cabeza y emprender un camino recto. Adicciones, peleas, agresiones a sus parejas, detenciones varias y una existencia infernal. Pero aquí está. Sano. Vivo. Hinchado, mayor y arrepentido. En ?El luchador?, también hace de sí mismo, por tanto, lo hace como nadie. Un as del wrestling de los ochenta reciclado en circuitos de tercera y que , consciente de sus graves secuelas psíquicas y físicas, apuesta por vivir y empezar de cero. Ha sido las dos cosas : Borracho y luchador. Por tanto, éste debe ser el papel de su vida, y se merece el Oscar. Apuesto por Mickey Rourke a la carta más alta. Por honor y en conciencia, ese gran perdedor, al final, debe ganar. Para que el fracaso se convierta el la más resplandeciente victoria. Suerte, Mickey. Ojala que cuando este artículo vea la luz, tengas el Oscar entre tus manos.
Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.