La hora del planeta

Desde 1961 World Wildlife Fund, trabaja para proteger los animales en peligro de extinción. Dicen que quieren un futuro para nuestros hijos donde haya elefantes, osos panda, tigres, etc.

Cultura | 02 de abril de 2009


 

Se centran en el presente problema entre humanos y vida silvestre. Las personas y los animales entran en conflicto al necesitar más espacio vital y alimentos. Arguyen que muchos animales son asesinados en beneficio de una mejora habitable de las personas, que pierden sus cosechas, ganado y a veces la vida, por tanto consideran que este conflicto humano-fauna silvestre es una da las principales amenazas para la supervivencia de muchas especies, así se evitaría que elefantes de África Meridional ataquen cultivos, aplasten viviendas o que los tigres Asiáticos maten a los animales.

Siempre he sido defensora de la vida, sin embargo últimamente me planteo si son buenos los fanatismos, incluso a este nivel.

Confío-casi más- en la sabiduría de la naturaleza que en la del hombre. Me planteo que los animales, al igual que la flora, seguramente tienen una labor en la tierra y que acabada esa labor, desaparece la especie.

Hay gente que va más allá; considera que los animales son una representación inferior de nuestras emociones y a medida que el hombre evoluciona, esas representaciones irían desapareciendo, voy a poner la nota de humor diciendo que es extraño que uno de los animales que más abundan son las ovejas? ¡cada cual que haga su reflexión!.

A donde quiero llegar es que quizá los dinosaurios tenían que desaparecer y eso formaba parte de la sabiduría de la naturaleza y de su evolución. Los hombres nos empeñamos en dominar este espacio y mucho me temo que no hemos aprendido a escucharla y por tanto no sabemos de sus necesidades, sino que queremos dominarla a nuestra imagen y semejanza en vez de mimetizarnos con ella y ser colaboradores.

Su sabiduría es tan especial que la cadena de animales estaba perfectamente controlada. Para cada Ying había su Yang, pero llegó el hombre y con sus casas; sus cazas y sus cajas?destruyó esta cadena perfectamente estructurada, ahora quieren arreglarla desde sus posturas mentales que nada tienen que ver con la estructura de supervivencia que posee la naturaleza.

Esta organización creó en Sídney, en 2007, lo que ellos llaman ?La hora del planeta?. La idea es que las ciudades de toda la tierra apaguen durante una hora , todas las luces para evitar el calentamiento global. Ayer era el día en el que al parecer 392 localidades de 90 países, contribuyeron a este apagón. Parecer ser que, 26 ciudades españolas acompañaron esta hora por el cambio climático.

Bueno pues yo tengo otra teoría y es que haga lo que haga el hombre, la Tierra como todo ser viviente, nace, crece, se reproduce y muere. Que es bueno y saludable cuidar la casa en la que vivimos, pero de eso a echarnos la culpa de la muerte de todo lo que nace, va un abismo. Es necesario mantener nuestra Tierra en niveles óptimos de limpieza y salud. Respetar absolutamente la flora y la fauna, pero teniendo en cuenta las cadenas y sus ciclos?de poco sirve una hora de apagón si las tierras yermas y desnutridas no se dejar regenerar y son alimentadas a base de sustancias artificiales para que den su fruto. La cadena se empieza a romper ahí y pasa a nuestros estómagos y por ende a toda la estructura vital que nos rodea.

Dejemos que todo nazca, crezca, se reproduzca y muera de acuerdo a las leyes vitales de la naturaleza, sin fanatismos por mantener lo que ya no pertenece a la vida, ni fanatismos por matar lo que ?creemos? que ya no es necesario o por explotación económica.

Lamento decir que creo más en la sabiduría de los viejos hombres del campo que la de los nuevos ecologístas. Quizá habría que echar mano de su sentir la Tierra y las estrellas. Ellos las leían y comulgaban con ese sentimiento auténtico.

Dejar SER.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.