Amy Winehouse: No, no, no ...

Una verdadera bestia que se sabía bella, y quizá por eso insistió en el feísmo, negro sobre blanco, vomitando la vida como bilis molesta. Amy Winehouse ha reventado antes de cumplir los treinta. Ya es un mito. Este fin de semana se han disparado las ventas de sus obras -cómo no-.
 Su primer CD "Frank", editado en 2003, obtuvo tres discos de platino en Gran Bretaña. Pero sería el segundo "Back to Black" -2006- el gran éxito mundial de Amy, con cinco premios Grammy.

Cultura | 29 de julio de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

Excesiva, delgada y estrecha, como si su respiración fuese asistida para siempre en manos de otros. Cantaba como una diosa. Cultivó y paseó escenarios, comisarías y hospitales. Era una lumpen de lujo, viciosa por elección, descarada, triste, enajenada y violenta. Sus adicciones han podido con todo. Su estética radical dará paso a millones de camisetas a modo de luto extremo, y para muchos será un ejemplo : Me aterra pensar de qué.
Su muerte me cabrea mucho más de lo que me apena. Pertenece ya al llamado "Club de los 27", junto con Brian Jones,  Jim Morrison, Kurt Cobain,Janis Joplin y Jim Hendrix, todos fallecidos a la misma edad y por idénticas causas. Alcohol, drogas, destrucción.
"Vive deprisa, muere joven y serás un bonito cadáver". Amy no pertenecía a la famosa generación perdida, y probablemente ni siquiera a sí misma desde el momento en que decidió abandonarse. Desde la libertad indivudual, cada uno actúa en su cuerpo como le viene en gana, entra en sus propias prisiones, se hace y deshace sobre rápidos paraísos e infiernos urgentes. Subiendo, bajando, la vida en juego y el precio del veneno.
Ese moño excesivo y enredado que parecía subir del estómago a su cabeza, como estropajo débil, casi peineta. Esa forma de exteriorizar sus entrañas en busca de algún momento de posible paz. Aquellos huesos que ya no permitieron equilibrio, la delgadez extrema del que se sabe enfermo, desesperado y perdido. Manantiales de lujo, aplausos, micrófonos y música. Qué voz tan majestuosa. Qué grande cantando.
Dejo este video en blanco y negro con uno de sus temazos . Parece que está asistiendo a su propio funeral.
Suerte en el otro mundo, Amy.

 

 

 

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.