Ley antitabaco

¿Fumador?... se acabó. Ya nadie nos lo va a preguntar porque se ha prohibido fumar. "EL GOBIERNO ORDENA"... esta es la frase en mayúsculas que aparece desde el Domingo 2 de Enero de 2011, en la puerta de todos los restaurantes, bares y discotecas.  La medida tiene un cierto tufo inquisidor, Franca. Mente. Nos pilla débiles, en plena crisis, sin un euro, perfecto Estado para manipular masas desactivadas. ¿Alguien podría imaginar, por ejemplo, el final de Casablanca, sin el pitillo de Bogart?. Yo no.

Actualidad | 06 de enero de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra

Entiendo que se trata de salud pública. Que los fumadores molestamos con el humo y que es perjudicial. Teníamos nuestras zonas y nos las han quitado. Pero el tabaco continúa vendiéndose en los estancos, y además  -sorpresa- la nueva ley permite de nuevo máquinas expendedoras en las gasolineras...¿por qué?... debo ser tonta, no lo entiendo. ¿Aumenta el mono en los conductores de forma sensible?... ¿Su ansiedad provocaría más acidentes irreparables?... Me pierdo, lo confieso.

¿Será que el Gobierno -de verdad de la buena- se preocupa por nuestra salud para que sigamos currando hasta los 67?. Pero si salimos más baratos muertos, oiga... Esto no se sostiene ni con hormigón armado mientras la industria multimillonaria continúe produciendo puros y pitillos. Todo o nada : Ley Seca también. Estoy harta de aguantar el mal aliento de los borrachos, de pisar sus vomitonas, de verlos en el suelo  como cadáveres abandonados, sucios, hablando sólos a gritos o dando la brasa al que tienen más cerca. Harta de sus peleas, de su violencia, y harta -sobre todo- de accidentes de tráfico provocados por alcohólicos en los que mueren seres humanos sin comerlo ni beberlo, y nunca mejor dicho. Los fumadores ya no podemos elegir dónde entrar, puesto que estamos vetados. Jamás hemos provocado accidentes por ello y consumimos la droga legal que  -desde nuestra libertad individual-  se nos antoja. Basta de doble moral e intereses creados: Que no me lo vendan, y no lo podré comprar. Pero la industria continúa funcionando y todos sabemos que un estanco es negocio seguro. No en vano, el chollo de las licencias para abrir uno de ellos, durante años y años estuvo en manos de los militares, que se los otorgaban a sus viudas para que tuvieran un buen pasar. Ahora, en cambio, reducen las pensiones. Estos apaños son sospechosos. Dictatoriales y feos. Hasta 600.000 euros ascienden las multas por infringir esta nueva ley. Prohibiciones, militarizanciones, multas... ¿les suena?... a mí, fatal. Voy a analizar muy seria.Mente la posibilidad de abrir un fumadero clandestino de droga legal con dos secciones: rubio y negro.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.